OBRAS DE ENDESA

Empieza el derribo de las térmicas de Sant Adrià y Badalona

El uso futuro de las 3 chimeneas, que se preservarán, aún no se ha definido

En primer plano, la térmica de Sant Adrià del Besòs.

En primer plano, la térmica de Sant Adrià del Besòs. / ARCHIVO / ALBERT BERTRAN

1
Se lee en minutos

Endesaha empezado los trabajos dedemolición y desmantelamiento de las antiguas centrales térmicas de Sant Adrià de Besòs y Badalona, que está previsto que se prolonguen de 18 meses a 24 meses. En este proceso, y como consecuencia del interés de las administraciones, se prevépreservar las tres chimeneas y lanave de turbinas como elementos singulares del 'skyline' del litoral barcelonés. Los futuros usos de estas edificaciones están pendientes de definir.

Como consecuencia del cierre de la central, el abril de 2011, Endesa promueve un proceso de cierre ordenado y seguro de las instalaciones que quedan en desuso y que prevé, entre otras actividades, su desmantelamiento electromecánico. Este es el caso de dos generadores de vapor ubicados al término municipal de Badalona y de los equipos electromecánicos asociados a las turbinas de Sant Adrià. Además, también incluye lademolición de naves y otros edificios no industriales como oficinas, almacenes o vestuarios, entre otros.

Por lo que respecta a las tres chimeneas, de 200 metros de altura, se desmantelarán todos los equipos pero se conservarán las estructuras de hormigón y las vigas maestras que sostienen los equipos generadores de vapor.

Noticias relacionadas

La demolición, explican desde Endesa, se deberá de llevar a cabo con mucha prudencia, ya que en el recinto de la antigua central térmica está ubicada, y en servicio, lasubestación de Badalona, que alimenta a cerca de 50.000 clientes repartidos en Badalona, Barcelona y Sant Adrià.

La central térmica de Sant Adriàcerró definitivamente hace un año y medio coincidiendo con la puesta en explotación comercial de la planta Besòs 5, que junto con Besòs 3, suman una potencia aproximada de 1.300 MW. Estos grupos están situados también a la desembocadura del río Besòs y son más modernos y eficientes. El cierre administrativo se hizo, en un primer paso, en el 2008, y en un segundo y definitivo, el 2011, con lo cual se dio por cerrada la instalación.