28 sep 2020

Ir a contenido

Twitter: de la deliberación a la votación

Twitter se utiliza para mostrar el posicionamiento del partido respecto a distintos temas y, al mismo tiempo, para dialogar con la ciudadanía

Twitter, desde la óptica del compromiso social y político, ha tenido básicamente dos utilidades. Por un lado, ha amplificado un mensaje —a través de las réplicas (RT) y las etiquetas— y, por otro lado, ha servido como espacio para el debate. Esta doble función se ha producido en la política formal y, también, en los espacios externos a la oficialidad.

Ya sea en campaña o durante la acción de gobierno, Twitter se utiliza para mostrar el posicionamiento del partido (o del político) respecto a distintos temas y, al mismo tiempo, para dialogar con la ciudadanía respecto a ellos. Pero más allá de los partidos políticos, la herramienta ha sido útil para la acción política articulada desde la ciudadanía a través de los movimientos sociales. Twitter ha sido uno de los canales de comunicación más importantes, utilizados por manifestantes en las revoluciones de la Primavera Árabe o en el movimiento 15M.

En el estudio sobre la gestación y explosión del 15M, «Tecnopolítica y 15M: La potencia de las multitudes conectadas», el equipo de DatAnalysis15M analiza la cohesión del vocabulario del conjunto de mensajes utilizados en Twitter, como síntoma de cohesión mental alrededor de los días claves asociados al movimiento. En definitiva, la herramienta resulta fundamental para entender el empoderamiento ciudadano y la capacidad de acción.

Recientemente, la plataforma ha introducido una novedad, a nuestro entender, relevante: la posibilidad que tiene el usuario de realizar encuestas por medio de su perfil para incentivar la participación ciudadana. Esta actualización ofrece un nuevo instrumento para la acción política a través de la votación.

Las encuestas están limitadas a dos respuestas posibles y se presenta de forma atractiva y sencilla para pensar mecanismos de interacción y participación ciudadana, en contraposición a las encuestas de Facebook, más complejas y limitadas. El carácter público de los perfiles de Twitter allana el camino en un hipotético escenario donde se busque una decisión participada y los integrantes no sean todos amigos entre ellos. De hecho, ni siquiera es necesario seguir al encuestador para poder contestar. 

Otra de las particularidades es el anonimato del votante, lo cual preserva una de las cualidades más importantes de este método decisorio: el secreto del voto.  Hay que señalar, no obstante, que la suma de esto y la posibilidad de votar libremente, hacen imposible saber cuál es el universo de electores, con el riesgo de que sean manipulados los resultados en una asamblea cerrada, por ejemplo. Hay que sumar la limitación de tiempo —24h— a las características del uso de la encuesta.

Otra reflexión a considerar: el hecho de poder escoger sólo entre dos opciones polariza la situación y dista mucho de nuestro día a día, donde —ante los desafíos que se nos presentan constantemente— podemos, a menudo, elegir entre varias opciones e incluso construir nuevas. «Al reducir las preguntas a alternativas cerradas de suma cero se destruye la visión del sujeto, con una pretendida ilusión de claridad que lo que hizo en realidad fue eliminar la información que construye el consenso», explica Ed Maklouf, impulsor de Gather Group, una de las iniciativas que proponen el voto matizado, por medio del cual el elector tiene puntos o porcentajes para distribuir entre diferentes opciones.

En resumen, Twitter acciona un nuevo instrumento para la democracia directa  ̶—con sus límites y posibilidades—  y suma valor al uso deliberativo ya reconocido hasta ahora. Esta herramienta podría ser experimentada en procesos de decisión, con debate previo ya realizado, en el entorno de pequeñas comunidades cohesionadas y en un tema muy concreto.

Si quieres valorar aplicaciones puedes hacerlo participando como experto de la appteca de apps4citizens, una plataforma que tiene por objetivo promover el uso de las aplicaciones como un instrumento útil para mejorar la calidad democrática de la toma de decisiones a través del compromiso social y político colectivo.

Temas Twitter