Cospedal reconoce que fue un "error" contratar a Bárcenas

La número dos del PP apoya que Rajoy comparezca para "calmar" el clima de "alarma social que algunos quieren crear"

Cospedal ha insistido este lunes que las razones que han llevado a Bárcenas a prisión no tienen nada que ver con el PP. / ATLAS

1
Se lee en minutos
PATRICIA MARTÍN / Madrid

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha reconocido este lunes que fue un "error" encargar a Luis Bárcenas en primer lugar la gerencia y en segundo lugar la tesorería del partido conservador. "Pero ni de lejos", ha justificado, podía la cúpula del PP imaginarse los "tejemanejes" del ahora recluso, que la dirigente ha desvinculado en todo momento de la actividad en el partido.

La mano derecha de Mariano Rajoy en el PP ha apoyado que el presidente vaya a comparecer en el Congreso a petición propia, y ha achacado su silencio hasta ahora a su "carácter", a que su prioridad es la crisis económica y no los problemas con "interés mediático". Cospedal, que ha calificado el amago de los socialistas de presentar una moción de censura de "oportunista", ha subrayado que el jefe del Ejecutivo dará la cará en las Cortes para "calmar el clima de alarma social que algunos injustificadamente quieren crear". Aún así ha reconocido que para el partido y el presidente es no es un tema "agradable o amable", sino "espinoso".

Cospedal ha reiterado que ni se va a "esconder" ni tiene nada que "ocultar" porque ni "pactó ni negoció" nada con Bárcenas ni está en la política "para hacer dinero". "Ni a mí ni a muchos nos hacen falta los sobres y las mentiras nunca terminan" ha manifestado, antes de reconocer que es "casi imposible" demostrar la "no comisión de una acción" por parte del PP y sus dirigentes en un país instalado en la máxima de "calumnia que algo queda".

Noticias relacionadas

Los SMS, "cosas ilegales pero no molestas"

La secretaria general de los conservadores ha subrayado además que el Gobierno y el partido "no cedieron al chantaje" de Bárcenas, como demuestra el hecho de que el extesorero esté en la cárcel y que se hayan conocido "cosas no ilegales pero sí algo molestas". Con esta fórmula ambigua Cospedal podría referirse al intercambio de SMS entre Rajoy y Bárcenas, que incluso continuó cuando ya se sabía que el exgerente del PP atesoraba una fortuna en Suiza.