Ir a contenido

Festival Barnasants

Un recital rinde homenaje al activista folk Xesco Boix

Toni Giménez, que fue colaborador del trovador, actúa hoy en las Cotxeres de Sants

JORDI BIANCIOTTO
BARCELONA

Barnasants no podía pasar por alto el 25º aniversario de la muerte de Xesco Boix, activista folk que dejó huella. La efeméride se cumplió el 21 de julio, lejos de las fechas naturales del festival, pero el homenaje llega hoy de la mano de Toni Giménez, cómplice estrecho del cantautor en los 80, El recital conmemorativo será hoy a mediodía en las Cotxeres de Sants. Las localidades tienen el precio simbólico de un euro.

Giménez creó en 1980 el grupo de animación Els Cinc Dits d’una Mà, en el que se integró Boix, que ya entonces era una figura de referencia por su actividad anterior con el Grup de Folk y Ara Va de Bo. Cantante e instrumentista de guitarra y banjo, Giménez ha publicado diversas grabaciones con material del desaparecido trovador, entre ellas el disco Amic Xesco, publicado en el 2009. Un lanzamiento que se suma a otros recordatorios de los últimos tiempos, como Què fas polissó?, del Grup de Folk, y el DVD documental Xesco Boix. 25 Anys, editado por la revista Enderrock y que cuenta con testimonios de Raimon, Jaume Arnella, Eduard Estivill, Carles Belda, Manel, Joan Garriga (La Troba Kung-Fú) y otros artistas.

Nacido en Barcelona en 1946, Xesco Boix inició su trayectoria bajo el influyo de Pete Seeger, Woody Guthrie, el repertorio folk estadounidense y los espirituales negros (como el totémico Kumbayà). En 1967 fue uno de los impulsores del Grup de Folk, alternativa a Els Setze Jutges nutrida de cantos populares norteamericanos y partisanos.

HITO EN LA CIUTADELLA / El 23 de mayo de 1968, el Grup de Folk, que integraba a Arnella, Maria del Mar Bonet, Sisa, Albert y Jordi Batiste, Oriol Tramvia, Gabriel Jaraba y otras voces, actuó ante 9.000 personas en el parque de la Ciutadella. Más tarde, con Ara Va de Bo, Xesco Boix decantó su actividad hacia la animación infantil y se especializó en los recitales de corte pedagógico en el circuito escolar. Publicó trabajos como La sopa de pedres, La granota tocada del bolet y El flautista d’Hamelín.

Afectado por depresiones, Boix ofreció un último recital el 19 de julio de 1984 en el mercado del Born, dentro de la programación del Grec. Dos días después, el 21, fue encontrado muerto en la vía del tren, en Malgrat de Mar. En diciembre de aquel año, el parque de la Ciutadella acogió un homenaje que atrajo a unas 100.000 personas.