CEO de Cover Wallet

Iñaki Berenguer, el rey midas de las startups

  • Iñaki Berenguer es CEO de Cover Wallet, una firma dedicada a la venta online de seguros personalizados para pymes gracias a la Inteligencia Artificial

Iñaki Berenguer, CEO de Cover Wallet.

Iñaki Berenguer, CEO de Cover Wallet. / Activos

Se lee en minutos
David Navarro

Iñaki Berenguer (Muro de Alcoy, Alicante, 1976) cuenta que le costó un año reunir los 400.000 dólares para la inversión inicial de su primera empresa, pero que para la última tenía dos millones encima de la mesa antes de haber registrado la sociedad. Y no es de extrañar si se tiene en cuenta que, en un mundo como el de las startups, donde se calcula que nueve de cada diez proyectos fracasan, él ha sido capaz de poner en marcha tres compañías de éxito, que ha logrado vender por decenas de millones en todos los casos. Y todo en poco más de una década. 

No está nada mal para un ingeniero en Telecomunicaciones que, en realidad, lo que quería era dedicarse a la investigación universitaria y que estuvo encadenando diversos másteres y el doctorado en universidades como Cambridge, Columbia, el MIT de Boston o Princeton hasta la treintena gracias a diversas becas, como las de La Caixa o la prestigiosa Fulbright. "En mi pueblo el que montaba una empresa era porque tenía dinero, venía de familia rica, pero yo vengo de una familia muy humilde", señala el actual CEO de Cover Wallet, una firma dedicada a la venta online de seguros personalizados para pymes gracias a la Inteligencia Artificial, que ya cuenta con más de 500 empleados repartidos por varios países.

El gusanillo del emprendimiento le llegó durante su estancia en Estados Unidos, cuando se dio cuenta, por un lado, de que gracias a los fondos de capital riesgo ya no hacía falta ser adinerado para conseguir los recursos necesarios, que lo importante era contar con una idea. Y, por otro, "que no hace falta saber de todo para montar una empresa. Lo que tienes que hacer es rodearte de la gente que sabe y tener el liderazgo necesario para lograr que te sigan, para atraer ese talento", apostilla. 

Los inicios

Fue en 2008 cuando se decidió a montar su primera empresa, junto un compañero del MIT, y se estableció en Nueva York. Por aquel entonces Apple acababa de lanzar su primer iPhone y, de repente, todo el mundo se vio con una cámara de fotos en la mano. Berenguer y su socio pensaron que sería una buena idea que los internautas pudieran buscar entre las miles de fotos que cada día se subían a la red por temas o lugares, de la misma forma que ya hacían los buscadores generales con los artículos de prensa o las páginas web. Fue el nacimiento de Pixable, una aplicación que llegó a tener 12 millones de usuarios y que acabó vendiendo en 2012 por 30 millones de dólares (unos 25 millones de euros) a Singtel, una de las mayores empresas de telecomunicaciones del mundo, con sede en Singapur. 

Esta misma empresa fue la que le ayudó poco después a iniciar su segundo proyecto, Contactive, una aplicación que permite identificar los números de teléfono que no tenemos registrados. "Estando al frente de una empresa me di cuenta de que cada día recibes un montón de llamadas que no sabes de dónde proceden, si es un comercial o si te llaman del hospital.

Sin embargo, si pones un número en Google lo más probable es que encuentres a quién pertenece y me pregunté por qué el móvil no podía hacer lo mismo, aprovechar toda la información pública que hay para ayudarte a saber quién está llamando", explica. De nuevo, su idea triunfó y también acabó vendiendo la empresa a los pocos años por varias decenas de millones a la tecnológica con base en Boston Thinkingphones, ahora llamada Fuze. 

Cover Wallet

Podría haberse retirado, pero el veneno del emprendimiento ya le había picado. Y, de nuevo, fue su experiencia la que le llevó a montar Cover Wallet. En concreto, la mala experiencia a la hora de contratar seguros para sus anteriores empresas. "Pensaba que sería como con el coche, que bastaría poner unos cuantos datos y que se contrataría por internet, pero en el caso de las empresas no era así. Era un proceso muy engorroso", recuerda. 

Dicho y hecho. De nuevo utilizó la Inteligencia Artificial y los millones de datos existentes para ofrecer pólizas para pymes de forma simplificada a través de Internet. "Si tienes millones de datos de negocios similares en todo el mundo, puedes saber si un restaurante va a necesitar determinada cobertura o en qué momento, y puedes ofrecer un precio personalizado que hasta ahora solo tenían las grandes. La tecnología democratiza muchos aspectos", señala Iñaki Berenguer. 

La newsletter de activos

Gemma Martínez da voz a los protagonistas de la nueva economía, que se atreven a decir cosas diferentes.

Suscríbete

La iniciativa levantó 60 millones de dólares de financiación en diversas rondas, hasta que la aseguradora británica AON se fijó en ella y compró la compañía a finales de 2019 por una cantidad que no ha trascendido. En esta ocasión, el alicantino ha decidido seguir en la empresa como CEO y la firma se encuentra en plena expansión. Desde un principio contó con sedes en Nueva York y Madrid, a la que se sumó también València y, recientemente, otra en Sevilla (en España solo desarrollan, no venden sus seguros).

Noticias relacionadas

Además, este año se han expandido a Singapur, Australia, Francia y Argentina. Berenguer, además, ya le da vueltas a aplicar su modelo a los seguros de salud o a los relacionados con los riesgos del cambio climático. Recalca que su objetivo no es el dinero, que lo que quieres es "utilizar la tecnología para lograr un impacto positivo y solucionar problemas a la gente". De momento, parece que no es un objetivo incompatible con la rentabilidad.

De Cabify a virus que curan el cáncer

Además de sus propias compañías, Iñaki Berenguer también invierte en otras startups, a las que ofrece sus consejos y experiencia para sacar adelante el negocio. Así, en su cartera pueden encontrarse participaciones en firmas como Cabify, pero también otras como la valenciana iPronics, que desarrolla chips fotónicos; la fintech Flywire, nacida también en València pero asentada ahora en Estados Unidos, donde cotiza en el Nasdaq, o Humane Genomics, que investiga virus artificiales para atacar células cancerígenas.