La opinión de KPMG

Fondos para seguir siendo un referente

El desarrollo de una economía verde y digital es el objetivo que persigue el Plan de Recuperación de la UE, que pondrá a disposición de España 140.000 millones con los que transformar su tejido productivo

Escultura con el símbolo del euro en la sede del BCE en Frankfurt.

Escultura con el símbolo del euro en la sede del BCE en Frankfurt. / Ralph Orlowski (Reuters)

Se lee en minutos

La crisis del coronavirus ha acelerado muchos de los procesos que las empresas habían dejado aletargados. La sostenibilidad y la transformación digital constituyen los ejemplos más destacados: aunque en los últimos años, muchas compañías habían comenzado a incluir estos aspectos en sus estrategias corporativas, no cabe duda de que la pandemia les ha conferido un impulso notable. 

Precisamente, el desarrollo de una economía verde y digital es el objetivo que persigue el Plan de Recuperación de la Unión Europea, que pondrá a disposición de España 140.000 millones (más de 72.000 millones en subvenciones directas) con los que podrá transformar su tejido productivo y hacerlo más resiliente y adaptado a las nuevas demandas de la sociedad. Los fondos europeos no solo impulsarán la recuperación, sino que sentarán las bases para el crecimiento en las próximas décadas.

Así las cosas, la oportunidad para Cataluña es histórica y no hay tiempo que perder. Tanto las empresas catalanas como las Administraciones públicas tienen ante sí una ocasión única también un gran reto que necesitan gestionar con agilidad y con una estrecha colaboración que será imprescindible para el éxito.  Antes de 2022 el 60% de los fondos del Mecanismo Europeo de Recuperación y Resiliencia deben estar comprometidos, por lo que los responsables de las compañías interesadas en participar deben revisar cuanto antes sus estrategias y planes de negocio con el fin de identificar proyectos que les permitan acceder a esta financiación. 

Sectores con una alta representación en la economía catalana, como la industria o la automoción, están llamados a desempeñar un papel protagonista en la ejecución de estos fondos. También las actividades que han experimentado un mayor impacto por las restricciones a la movilidad durante estos meses, el turismo y la restauración, podrán beneficiarse de esta financiación que será clave para actualizar su modelo operativo y redefinir la relación con sus clientes.  Además, hay que tener en cuenta que uno de los criterios que ha establecido el Gobierno es que los proyectos fomenten ecosistemas participativos, por lo que las pymes, que representan el 65% del PIB catalán, se verán también involucradas en la transformación económica que pretenden impulsar los fondos.

Los últimos meses han sido muy complicados para los empresarios catalanes, que han tenido que tomar las medidas necesarias para garantizar la viabilidad de sus negocios priorizando en todo momento la salud y la seguridad. No obstante, dentro de lo malo, la pandemia ha sido también una oportunidad para el aprendizaje. Nos ha enseñado que las compañías que tienen una mayor capacidad de adaptación resisten mejor ante eventos disruptivos. Adquirir esa capacidad pasa por potenciar la innovación; fomentar la formación de los empleados para que desarrollen nuevas capacidades y conocimientos y optimizar los modelos operativos para responder de forma eficaz y eficiente a las necesidades de unos clientes cada vez más exigentes con el papel que las empresas deben cumplir en la sociedad. 

Te puede interesar

Ahora que el comienzo de la campaña de inmunización de la población contra el virus permite vislumbrar algo de luz, las compañías tienen que ser aún más conscientes de que algunos de los cambios que ha provocado la pandemia en aspectos como la cadena de suministros, los hábitos de los consumidores, la digitalización o la sostenibilidad han venido para quedarse. Los fondos europeos suponen una oportunidad única para dotarse de las herramientas necesarias para responder a estos cambios y, sobre todo, para sentar las bases que garanticen que las empresas catalanas seguirán siendo un referente de competitividad, calidad y compromiso.

A pesar de la complejidad y diversidad de mensajes que están recibiendo los empresarios estas semanas, este contexto no debe entorpecer su preparación y esfuerzo en conseguir estos fondos que, estamos convencidos, les permitirán seguir haciendo de sus negocios un referente .