Las 3R que vienen: reinvención, reestructuración y resiliencia

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. / Pixabay

Se lee en minutos

La polarización del mercado actual es total. De un lado, los más afortunados, sectores a los que el Covid19 les ha supuesto negocio, ventas, crecimiento y en algunos momentos hasta desborde en su actividad. Y en el otro extremo, los que desafortunadamente, sin haber cometido ningún error empresarial ni profesional, se han encontrado con que esta pandemia ha arrasado su mercado, ¡qué injusto y qué agotador está siendo! 

En un contexto así, las organizaciones y las personas que las dirigen deben ayudar a sus profesionales para prepararles de la mejor manera posible. Esto permitirá a las empresas mejorar y avanzar en términos de productividad y por extensión de competitividad. Pero antes hay que prestar atención a las 3R que vienen: 

Reestructuraciones

Todos los colectivos están intentando llevar esta situación de la mejor manera posible, pero irremediablemente en 2021 llegarán cambios como los vividos en la pasada crisis de 2008. Reestructuraciones de plantilla, reestructuraciones financieras y principalmente reestructuraciones mentales.

Las organizaciones y las personas que las dirigen deben ayudar a sus profesionales para prepararles de la mejor manera posible

La realidad es que esto que ha pasado rompe cualquier esquema mental lógico. Empresarios de éxito que han estado reinvirtiendo sus beneficios se encuentran ahora que todas las inversiones y apuestas por crear empleo carecen de sentido en el mercado, al menos temporalmente, y esto empieza a ahogarles en todos los sentidos.

Resiliencia

Esta capacidad va a ser más necesaria que nunca, debemos ser mejores cuando las cosas se ponen peor, como personas y como organizaciones. Debemos ser capaces de aceptar la realidad y asumir nuestra responsabilidad individual intentando salir lo más fortalecidos posibles de esta situación.

Debemos ser capaces de aceptar la realidad y asumir nuestra responsabilidad individual intentando salir lo más fortalecidos posibles de esta situación

La consultora McKinsey dice que los dos factores que más influyeron en la pasada crisis para salir fortalecidos fueron la capacidad financiera y el trabajo con efectividad, o sea, hacer lo que tocaba de manera ágil y efectiva sin perder tiempo ni en lamentos ni en ineficiencias.

Reinvención

Por último, reinventarse e innovar. Aunque no es un concepto nuevo, está de plena actualidad. La reinvención es clave ante este nuevo escenario, muchas personas y empresas al ver como la pandemia ha venido para quedarse y cambiar nuestro modelo económico y social, están tomando decisiones. Organizaciones que tienen que diversificar con carácter de urgencia y pasarse a otro tipo de actividades, pues la suya o no volverá a ser como era o tardará demasiado tiempo en recuperarse. Organizaciones que no están sufriendo, pero que han entendido que pueden venir otras circunstancias repentinas, y que deben empezar a diversificar su negocio de siempre tras observar lo que les ha pasado a otros. Y por supuesto, reinvenciones profesionales ya que en las crisis se dan situaciones injustas y grandes profesionales y grandes personas pierden su trabajo y les tocará reinventarse.

Muchas personas y empresas al ver como la pandemia ha venido para quedarse y cambiar nuestro modelo económico y social, están tomando decisiones

Así que es importante no perder tiempo en empezar a reforzar la capacidad de resiliencia, pues esto parece que va a durar más de lo que se esperaba: la fortaleza mental va a ser determinante. Después, habrá que proceder a aplicar una estrategia, un plan de acción y pasar a la ejecución. La acción siempre lleva a la motivación, y ya puestos, que sea una acción coherente, pues si no lo es, solo se conseguirá acabar sin fuerza, sin ánimo y tirando la toalla.  

Te puede interesar

La combinación de estas tres “R” se traducirán en una cuarta que permitirá combatir desde una mejor posición la crisis: Resultados. Lograr los objetivos trazando la estrategia bajo el paraguas de la efectividad circular, es decir, atacando el trabajo desde tres enfoques diferentes: liderazgo efectivo, resiliencia efectiva y productividad efectiva. Se trata de establecer un modelo integral e interrelacionado donde todas las piezas van a ser necesarias. Esto permitirá a las empresas mejorar y avanzar en términos de productividad y por extensión de competitividad. 

Recordemos que la productividad no es cuestión de “hacer más horas” y que está reñida con trabajar bajo una fórmula de trabajo anárquico. La clave está en el trabajo efectivo.