ADAPTANDO LAS TECNOLOGÍAS

Hiru nace para dar voz a la mirada y ayudar a personas con movilidad reducida

Un dispositivo que te permitirá llamar al ascensor o sacar dinero de un cajero solo con la mirada.

Irisbond ha lanzado Hiru, un dispositivo para dar voz a la mirada, que también ayuda a las personas con movilidad reducida. Un dispositivo que te permitirá llamar al ascensor o sacar dinero de un cajero solo con la mirada. 

Imagen del dispositivo Hiru

Imagen del dispositivo Hiru / Irisbond

Se lee en minutos

Introducir el número pin de tu tarjeta sin necesidad de tocar el cajero o llamar al ascensor sin pulsar el botón está más cerca de lo que pensamos. La compañía Irisbond ha lanzado Hiru, el primer dispositivo eyetracking multiplataforma del mundo. Hiru nace para dar voz a la mirada y también para ayudar a las personas con movilidad reducida. Esta nueva forma de comunicarse con el mundo demuestra ser vital tras el impacto de la COVID-19.

La startup española Irisbond, pionera en tecnologías de apoyo con el primer software de eyetracking de fabricación y desarrollo 100% español, ha lanzado Hiru, que es capaz de ser compatible con todos los sistemas operativos en diferentes dispositivos, desde un ordenador, hasta un cajero, un ascensor o un control de accesos en un edificio de oficinas.

Gracias a la tecnología de seguimiento ocular (eyetracking) desarrollada por Irisbond se crea una nueva manera de comunicarse con el entorno. Los avanzados algoritmos de software basados en inteligencia artificial junto con el hardware traducen la mirada para ofrecer un acceso a la información de forma natural, intuitiva y de manos libres, así como un control total de la pantalla.

Eduardo Jáuregui, cofundador y director ejecutivo de Irisbond, destaca que Hiru es 100% español en diseño y en fabricación y asegura que “la tecnología constituye un hito ya que permitirá mejorar aspectos como los costes y los tiempos de uso”. Según lo previsto saldrá a la venta al público a partir del próximo mes de enero.

Hiru, que puede utilizarse a una distancia de entre 35 y 80 centímetros de la pantalla de la tablet o del ordenador, permitirá controlar con la mirada cualquier plataforma y las empresas podrán desarrollar cualquier tipo de iniciativa que requieran de la libertad de controlar con la mirada, tal y como explican desde Irisbond. “No es ciencia ficción es inteligencia artificial”, destaca Jáuregui.

Para el director ejecutivo de Irisbond, interpretar hacia dónde va una mirada es lo natural. “Nos enseñan a utilizar un ratón o un teclado que no es lo natural, lo vamos aprendiendo. Por ello, hay que introducir la tecnología de usabilidad natural como es la voz y la mirada”, explica.

Hiru obtuvo, recientemente, el reconocimiento de Samsung Dev Spain, la comunidad de desarrolladores de software de Samsung Iberia por su app Tallk, que se alzó como ganadora de los 2020 Top Developer Awards, y que fue desarrollada por Irisbond en colaboración con Samsung y la Fundación Luzon para facilitar la comunicación de los enfermos de ELA.  

El mercado del eyetracking se dispara

Te puede interesar

Se estima que el mercado de eyetracking o seguimiento ocular crezca de los 368 millones de dólares en 2020 a 1.098 millones de dólares en 2025, triplicándose en sólo 5 años. Especialmente reseñable es la alta demanda de este tipo de tecnología en el sector sanitario, especialmente en comunicación asistencial, y en el sector del marketing, tanto para realizar anuncios personalizados como para conocer el comportamiento de la audiencia.

“Cada vez es más común la incorporación de esta tecnología a los diferentes verticales de consumo. Y ahora, en los tiempos que corren, en los que hay que evitar al máximo el contacto físico, la tecnología eyetracking nos puede facilitar enormemente la vida. Las personas podrán interactuar con el entorno utilizando únicamente los movimientos de sus ojos. Actos cotidianos como llamar al ascensor o sacar dinero podrán hacerse sin necesidad utilizar las manos”, sentencia el CEO de Irisbond.