EL COVID-19 PONE EN APRIETOS A LAS EMPRESAS

Reducir costes, el objetivo de las inversiones post-COVID en soluciones digitales

El impacto de la pandemia en el entorno empresarial ha motivado profundos cambios tanto en la manera de invertir en soluciones digitales como en cuáles son las más demandadas por las compañías

El impacto de la pandemia en el entorno empresarial ha motivado profundos cambios tanto en la manera de invertir en soluciones digitales como en cuáles son las más demandadas por las compañías.

Imagen de archivo.

Imagen de archivo. / Pixabay

Se lee en minutos

El impacto que está teniendo la crisis sanitaria del Covid-19 en el normal desarrollo de la actividad económica es innegable, y en España con especial intensidad, dadas las fuertes restricciones a las que se ha visto obligada la actividad empresarial.

En este contexto, no es de extrañar que el panorama haya cambiado respecto a la fotografía que pudiéramos tener antes del mes de marzo, con muchos proyectos literalmente congelados o un descenso en la inversión en los mismos. De hecho, esta es una de las conclusiones que se pueden extraer de un reciente informe de la consultora Connecting Visions, elaborado a partir de una muestra de 500 freelances y 80 empresas de servicio.

Cae la inversión y cambia la demanda

Según el citado informe de la consultora, los proyectos y la actividad comercial han sufrido un fuerte frenazo debido al impacto de la pandemia, como desvelan freelancers y empresas. Y a ello habría que sumar también el vuelco que se ha dado en cuanto a las inversiones. 

De hecho, si antes del COVID-19 los proyectos mayoritarios eran los que suponían una inversión de entre 50.000 y 100.000 euros, tras la llegada de la pandemia se han hundido, con un aumento realmente significativo de los proyectos que suponen entre 20.000 y 50.000 euros. De la misma manera, crecen las iniciativas de menos de 20.000 euros y descienden las que superan los 100.000 euros de inversión.

Además, también la demanda de soluciones digitales por parte de las empresas españolas ha cambiado de rumbo. Según la propia consultora, los campos más demandados desde la llegada de la pandemia están siendo: robotización y automatización; innovación tecnológica; marketing digital y growth hacking; multicanalidad; e-commerce; data y gestión del cambio.

Automatización y relación con el cliente

Sofía Medem, socia fundadora de Connecting Visions, asegura a BYZness que en los últimos meses, efectivamente, existen dos ámbitos que están teniendo una mayor demanda por parte de las compañías. Por un lado, lideran la demanda “las soluciones que permiten tener procesos operativos más eficientes y conseguir un ahorro importante en estos costes”. Aquí, destaca el desarrollo de proyectos RPA, de automatización y robotización de procesos, “que puede aplicarse a varias áreas de una compañía: procesos administrativos, de gestión de plantilla, gestión de incidencias y atención al cliente, principalmente”, apunta. Un ámbito que ha crecido en parte porque muchas compañías han aprovechado este periodo de menor actividad para “revisar sus procesos y mejorarlos”, con el fin de relanzar la actividad y aumentar su competitividad, a la vez que se gana eficiencia y se ahorran costes, “siendo más ágiles y eliminando errores”.

Por otro lado, encontraríamos aquellas soluciones que cambian el modelo de relación con el cliente, “enfocado a conseguir ventas por canales alternativos” (e-commerce, e-commercesocial selling con especial protagonismo de soluciones de escucha de voz y soluciones de CRM “para centralizar todas las interacciones con nuestros leads y clientes”, recalca. No obstante, la socia de Connecting Visions recuerda que una cosa es el canal online como canal de venta, y otra como canal de atención: “Hacer una venta online requiere un excelente servicio postventa, y eso es algo que no todos han entendido”, asevera. Aquí, según apunta, durante estos últimos meses la situación ha sido bastante caótica; las grandes marcas han salido reforzadas, porque “han sabido hacer la logística y la atención postventa”, pero también es cierto que otras empresas se han encontrado con serios problemas, ya que “no han sabido gestionar la postventa, con colas de quejas y reclamaciones”.

Noticias relacionadas

Gestionar el cambio, determinante

Como decíamos, algunas de estas nuevas demandas se centran en la gestión del cambio, con el fin de facilitar y conseguir la implementación exitosa de los procesos de transformación en las compañías, lo que supone trabajar con las personas y para ellas en la aceptación y asimilación de los cambios y en la reducción de resistencias. “Es indudable que la digitalización supone un cambio estructural y cultural en las compañías”, asevera Medem. Y es que, en este proceso de digitalización no solo cambian los sistemas o tecnologías, sino que también lo hace “la relación con los clientes, empleados y proveedores”, lo que obliga a modificar el enfoque y la gestión de los negocios, “desarrollando nuevas capacidad, sustituyendo hábitos y métodos de trabajo, y reorganizando la estructura de la compañía”, explica Medem, que concluye poniendo el teletrabajo como “un excelente ejemplo” para ver cómo ha impactado de manera profunda en los comportamientos; por ejemplo, en la manera de aprender (“de la imitación de los compañeros a la autoformación”) o en la manera de fijar horarios, donde la autodisciplina ha ganado terreno a la imposición desde la empresa.