Internet de las Cosas

IoT para eliminar los conflictos por ruido entre turistas y vecinos

La tecnología está permitiendo controlar los niveles de ruido en las viviendas de uso turístico

El dispositivo de Roomonitor, como si fuera un oído digital, envía una alerta cuando se sobrepasan los umbrales marcados e incluso se adelanta al ruido a través de patrones para impedir que produzca.

IoT para eliminar los conflictos por ruido entre turistas y vecinos

Brandless (Unsplash)

Se lee en minutos

La aparición hace ya unos años de las viviendas de uso turístico (VUT), gracias a la conectividad y facilidad de gestión que traía la tecnología debajo del brazo, derivó en muchos casos en conflictos entre los turistas, o los gestores de esos apartamentos, y los vecinos que viven en las fincas. El mayor de los problemas solía ser el ruido y parece lógico; debe de ser complicado encajar el día a día de una familia con los horarios de los turistas. 

Pero la tecnología también posibilita la aparición de soluciones a problemas generados por innovaciones que ella misma ha favorecido, como estas nuevas formas habitacionales.

Anticiparse al conflicto

Roomonitor es la compañía originaria de Barcelona que se propuso, a través de un dispositivo IoT, abordar esta problemática y ponerle solución. “Nosotros éramos property managers, gestionábamos apartamentos turísticos y llegó un momento que teníamos un problema muy grave de ruidos”, nos cuenta Nacho Suárez, CEO y cofundador de la compañía.

El problema no radicaba tanto en el tipo de clientes o personas, sino en el simple hecho de que eran turistas. Simplemente, los horarios o hábitos de los turistas, “y no por fiestas”, provocaban el enfado de los vecinos, por lo que “o lo solucionábamos o nos íbamos a quedar sin licencia”. Porque, además de la complicada compatibilidad del modo de vida de turistas y vecinos, Suárez señala que hay que sumar que “cada día es con una persona diferente. Probamos con vigilantes de seguridad y un montón de cosas, pero no funcionaba”.

Fue entonces cuando decidieron desarrollar “un oído digital”, que no solamente avisara de los ruidos producidos a horas intempestivas, sino, y aquí está la clave, que fuera capaz de identificar “algún patrón que derive más tarde en molestias”, afirma Suárez.

Monitorización e información diaria

Noise Alarm es el dispositivo de Roomonitor que, instalado en el apartamento turístico, monitoriza el ruido en tiempo real. Además, es importante reseñar que desde la compañía aseguran que no graba audio, por lo que la privacidad está asegurada.

El funcionamiento es sencillo y, a la vez, eficaz. El dispositivo percibe los niveles de ruido dentro de los apartamentos y, si se sobrepasan los niveles estipulados, se emite una alarma por sms y llamada telefónica al propietario para que contacte con los inquilinos y les pida que controlen los niveles.

A este oído digital hay que añadir Alarm Assistant, que es el servicio que atiende las alarmas y las gestiona de forma profesional. Según nos explica Suárez, “cuando salta la alarma, un robot llama al inquilino y le pide que baje el volumen, y funciona de maravilla”. Con este mecanismo, desde la compañía se han dado cuenta de que los turistas “no quieren molestar; quieren ser uno más e integrarse en el sitio donde están, porque les reporta una experiencia mucho más auténtica”, asevera Suárez. De hecho, según nos cuenta el CEO de la compañía, han comprobado cómo, “incluso los de las fiestas, no quieren molestar, porque se les avisa y paran”.

Garantizan al 100% la tranquilidad

Además de los servicios descritos, “tenemos la garantía total”, añade Suárez. Si salta la alarma, se llama a los inquilinos (incluso en varios idiomas). Con este primer método “se solucionan el 80 por ciento de los posibles problemas”; es decir, no llegan ni a producirse, porque salta incluso antes de que el ruido llegue a molestar.

No obstante, y aunque el porcentaje de éxito de este método es elevado, no siempre funciona. Si la cosa se complica, “tenemos un sistema de agentes nocturnos, especializados en este tipo de conflictos, que se presentan en el piso en cuestión y se soluciona el problema al instante”, explica, en menos de 20 minutos.

Lógicamente, todos los datos y alarmas registradas proporcionan una información jugosa, tanto a los propietarios como a Roomonitor. De hecho, en su informe sobre este verano, analizan los datos arrojados por los dispositivos instalados en los apartamentos ubicados en Madrid ciudad. Mientras que el total de VUT sin Noise Alarm en Madrid asciende a 10.043, las que cuentan con este dispositivo alcanzan las 852, y 105 más cuentan también con Alarm Assistant.

Te puede interesar

Al fin y al cabo, todo esto se reduce a la necesidad de compatibilizar negocios de unos con la vida privada de los otros. “A nivel económico, si tienes un negocio que le hace la vida imposible a los vecinos, tiene los días contado, porque tu forma de buscarte la vida no puede afectar a los demás”, concluye Suárez.