Tejanos de bajo consumo

  • Hilaturas Ferre recicla pantalones vaqueros usados para transformarlos en hilo 

Pantalones vaqueros listos para reciclado

Pantalones vaqueros listos para reciclado / Juani Ruz

3
Se lee en minutos
Miguel Vilaplana

La industria textil está considerada como una de las más contaminantes y, también, de las que más consumo de recursos hídricos genera. Con todo, si hay una prenda que se convierte en el paradigma de estos factores, esa es, sin lugar a dudas, el pantalón vaquero. Nada menos que 3.000 litros de agua son necesarios para la producción de una sola pieza o, lo que es lo mismo, la misma cantidad que bebe una persona en cuatro años.

Consciente de esta realidad, la empresa Hilaturas Ferre, con sede en el municipio alicantino de Banyeres, ha desarrollado un sistema por medio del cual recicla tejanos usados para transformarlos en hilo con los que poder fabricar ropa de las mismas características. Un logro que reúne todos los requisitos de los conceptos de sostenibilidad y economía circular.

El textil siempre ha tenido como talón de Aquiles los altos consumos de agua, energía y reactivos químicos que ha necesitado históricamente para elaborar sus artículos, así como la gran cantidad de residuos que ha venido generando. De hecho, está considerado como la segunda industria más contaminante del mundo, solo por detrás del sector petrolero, al producir, según la ONU, el 10% de las emisiones de carbono y el 20% de las aguas residuales.

Sin embargo, esta situación está empezando a cambiar, y, además, de manera decidida, gracias a una serie de empresas que están apostando por las nuevas tecnologías, el reciclaje y el aprovechamiento de todos sus residuos. Este es el caso de Hilaturas Ferre, cuyos orígenes se remontan a principios del siglo pasado, cuando en 1914 se fundó lo que fue su embrión, Hijos de Antonio Ferre, una fábrica de yute y otras fibras de baja calidad. Hubo que esperar a 1947 para la constitución de la firma actual, cuando una segunda generación de la familia, en medio de la escasez de materias de los complicados años de la posguerra española, tuvo la avanzada visión de transformar residuos textiles en hilo.

"Lo que fue un enfoque empresarial nacido de la propia necesidad se convirtió finalmente en la filosofía de la compañía, que lleva toda la vida enfocada al reciclaje", destaca el actual director, Luis Pita. Y es que Hilaturas Ferre ha hecho del compromiso medioambiental su filosofía productiva, transformando la cadena de suministro global para recuperar las materias primas, reduciendo el uso de agua y de productos químicos, así como de las emisiones de CO2, y estableciendo alianzas con marcas, minoristas y fabricantes que comparten la misma filosofía.

Plásticos de botellas

En este contexto, la empresa ideó en 2006 un sistema único de transformación de los residuos textiles, a los que también se incorporan plásticos procedentes de botellas, que se convierten en hilos de algodón reciclado. La producción es de entre 5 y 6 millones de kilos de hilo al año, y gracias a este método se consiguen ahorrar 28.000 millones de litros de agua, así como 2,1 millones de kilos de químicos, entre los que se incluyen los fertilizantes que se utilizan en el cultivo del algodón.

Este proceso dio nombre a la marca Recover, hoy en manos del inversor norteamericano Story 3, aunque todavía con participación de Hilaturas Ferre. Ahora, Recover se ocupa de convertir las prendas en fibra, y la firma de Banyeres, de elaborar el hilo.

Noticias relacionadas

Entre los residuos textiles que se reciclan destacan los pantalones vaqueros, que precisamente están situados en el punto de mira por la cantidad de recursos hídricos que son necesarios para su fabricación. Según un estudio realizado por la Universidad Politécnica de Madrid, para producir una sola pieza hacen falta entre 2.130 y 3.078 litros de agua, vinculados en gran parte al cultivo del algodón y también al proceso de fabricación. Según Luis Pita, "con el reciclado obtenemos hilos para hacer más pantalones, o también para tejidos de tapicerías o cojines". Otra de las virtudes es reducción de los productos químicos. "Aprovechamos -subraya- los colores de las propias prendas que reciclamos, por lo que no hace falta tintar".

Hilaturas Ferre trabaja para marcas como Inditex, Mango, H&M, Ikea o Calvin Klein. Factura alrededor de 18 millones de euros al año y cuenta con 110 empleados.

Temas

Moda Empresas