Empresas sostenibles

Larga vida para las perchas

  • La empresa Erum ha revalorizado en el último año 660 millones de colgadores

Larga vida para las perchas

Juani Ruz

3
Se lee en minutos
Miguel Vilaplana

La empresa Erum, con sede central en el municipio alicantino de Alcoy, es líder mundial en fabricación de perchas. No en vano, trabaja para firmas de la moda tan conocidas como Cortefiel o Inditex, entre otras. Con las hermanas gemelas Alejandro Lorente Blanca y Coral en el equipo de dirección, la compañía tiene en el reciclaje y el respeto por el medio ambiente dos de sus principales apuestas, en una demostración de que el plástico también puede ser sostenible. Fruto de esta filosofía es el denominado proyecto RTS Erum, a través del cual en 2020 se han revalorizado nada menos que 660 millones de perchas, que, de esta forma, se han podido reaprovechar y no han acabado en un vertedero.

Erum genera una facturación anual de alrededor de 80 millones de euros, de los que cerca de un 45% se corresponden con el apartado de las perchas. Cuenta con más de 3.000 empleados en las diferentes plantas que tiene distribuidas por todo el mundo, y sus productos se comercializan en un centenar de países repartidos por los cuatro continentes.

Según destaca Coral Erum, CEO del grupo en América y Asia, "las perchas se han convertido en una pieza clave en el sector textil, especialmente en la actualidad, acompañando a la prenda desde su origen en fábrica hasta la tienda, donde termina el ciclo de vida con el cliente final. Este hecho, repetido e incrementado a lo largo de los años en todo el mundo, está provocando grandes impactos medioambientales que, a nuestro parecer, deben ser controlados y minimizados".

Los datos indican que, de las 1.293 toneladas anuales de perchas de plástico que se manejan en la Unión Europea, sólo un 5% acaban siendo recicladas, un 62,7% se procesan energéticamente y un 32,2% se depositan en vertederos. Este hecho implica 1.064 toneladas de CO2 al año, además de una pérdida de recursos importantes.

Este panorama es el que propició, según Coral, que "en Erum nos pusiésemos manos a la obra y desarrolláramos un proyecto pionero global que revolucionara la manera de entender el sistema de gestión y fabricación del plástico, de una forma sostenible durante el proceso". Todo empieza con la recogida directa a sus clientes del sector textil del 100% del material termoplástico posconsumo de sus centros de distribución, así como de los recortes de tela de sus fábricas. A partir de ahí, se traslada a los centros de clasificación de Erum, repartidos por Marruecos, Turquía, Indonesia, Polonia, India, China, Estados Unidos y España, entre otros. Una vez completada esta operación, la empresa clasifica todo el material recogido y lo reenvía de nuevo en perfecto estado a los confeccionistas.

La compañía también aprovecha y transforma las perchas y el resto de los accesorios. Aquellos no aptos para su reutilización, se reciclan recuperando el 100% del material plástico para su mismo uso o para el empleo en otros sectores como la cosmética, la automoción o el menaje, cerrando así el circulo. "Este proyecto -resalta Coral- requiere de una gran trazabilidad y coordinación logística con nuestros clientes, y nos permite contribuir considerablemente a la reducción de la huella de carbono y la utilización de logística inversa".

A través de esta iniciativa, Erum ha conseguido reutilizar sus perchas más de 40 veces, al tiempo que ha logrado, sólo en 2020, revalorizar 660 millones de unidades que, de otra forma, hubiesen propiciado una pérdida absoluta de recursos y generado grandes cantidades de residuos. El mismo proyecto ha permitido convertir en hilo 200.000 toneladas de recorte textil, que ha sido utilizado en las prendas que sus clientes confeccionan en un centenar de países. La previsión pasa por introducir el resto de accesorios textiles en el proyecto, y llegar este año a los 938 millones de perchas revalorizadas. También colaborar con los clientes mediante logística inversa para reducir las emisiones del transporte.

Noticias relacionadas

Coral señala que "nos sentimos responsables del cuidado de nuestro planeta. Nosotros somos plástico y trabajamos cada día por un futuro sin residuos. De ahí que rediseñemos nuestros productos para dotarlos de mayor vida y los recuperemos en infinitas ocasiones, evitando así la generación de nuevos plásticos".

La newsletter de activos

Gemma Martínez da voz a los protagonistas de la nueva economía, que se atreven a decir cosas diferentes.

Suscríbete

Temas

Empresas