empuje inmobiliario

El 65% de los españoles quiere cambiar de casa debido a la pandemia

Los principales motivos para plantearse un cambio de casa son que se les ha quedado pequeña, por la necesidad de contar con más espacio para teletrabajar y para los niños.

Los principales motivos para plantearse un cambio de casa son que se les ha quedado pequeña, por la necesidad de contar con más espacio para teletrabajar y para los niños. Sin embargo, aunque dos tercios de los españoles desean cambiar de casa, el 30% no tiene disponibilidad económica para hacerlo.

El 65% de los españoles quiere cambiar de casa debido a la pandemia

Unsplash

Se lee en minutos

El periodo de confinamiento ha traído consigo un cambio en la percepción de los españoles de su vivienda actual. El teletrabajo, el telestudio y el hecho de pasar mucho más tiempo en la vivienda ha conllevado que se valoren otros aspectos y al mismo tiempo se ha puesto al descubierto una serie de deficiencias.

Según recoge el estudio 'Estudio del Sector Inmobiliario y COVID en España' elaborado por Century21 España, 9 de cada 10 entrevistados han echado algo en falta en su casa durante el confinamiento, principalmente que fuera una vivienda unifamiliar con jardín (43%) y tener terraza (32%). Tener un lugar especial para poder teletrabajar (24%) o un espacio donde los niños pudieran jugar (20%) han sido otras de las necesidades no cubiertas. En definitiva, pasar más tiempo en la vivienda ha puesto de manifiesto la necesidad de contar con más espacio.

Son precisamente estas carencias y nuevas necesidades, las que motivan que un 65% de los encuestados desee cambiar de casa. ¿La realidad? El 30% no tiene disponibilidad económica y a otro 10% le frenan los papeleos y la mudanza. Por otra parte, un 15% ya tenía pensado cambiar de vivienda antes del confinamiento y el 10% no lo tenía previsto ahora sí se lo plantea. Entre los principales motivos para pensar en buscar otra casa se encuentra el hecho de que la actual se les haya quedado pequeña (30%) y la necesidad de más espacio para teletrabajar (27%) y para los niños (25%).

En este sentido, el informe pone de manifiesto que el precio sigue siendo el factor determinantea la hora de elegir. Por su parte, la calidad de la construcción, la terraza y la superficie de la casa se han mantenido en el top de los elementos más importantes. Lo mismo ha pasado con los aspectos relativos al entorno: se mantiene en las primeras posiciones la preferencia por una zona tranquila y silenciosa, la importancia del barrio o la cercanía a supermercados y zonas verdes.

Sentimiento de propiedad

Lo que sí ha cambiado de forma considerable ha sido la predisposición de los españoles a cambiar de zona para alcanzar esas expectativas de la casa deseada. Así, el 37% estaría dispuesto a cambiar de zona, frente al 16% que no le importaba cambiar antes de la pandemia. Este dato se convierte en una de las grandes modificaciones en las actitudes de los entrevistados.

La población entrevistada ha manifestado un deseo menor de tener un piso/apartamento en un edificio (-5), y en cambio aumenta la preferencia por un chalet independiente de una sola planta (+12). También disminuye en un 20% la preferencia por viviendas pequeñas (menos de 75 metros cuadrados) y aumenta el interés hasta en un 26% por las viviendas de tamaño medio (de 100 a 150 metros cuadrados). Si la media antes del confinamiento era la vivienda con 122 metros cuadrados con 3 y 1,8 baños, los deseos tras el confinamiento aumentan hasta la vivienda con 130 metros con 3,6 dormitorios y 2,3 baños. De las características que se buscan en el nuevo hogar destacan tener espacio para que los niños puedan jugar (33%) y para teletrabajar (30%).

Por otro lado, el estudio demuestra el sentimiento de propiedad tan arraigado en la sociedad: más de 9 de cada 10 prefieren una vivienda en propiedad, principalmente porque lo perciben como una inversión de futuro (56%). La opción del alquiler se sigue percibiendo como transitoria, sólo la prefiere el 8% de la población, principalmente porque no pueden permitirse por ahora la inversión de una compra (40%) o porque les permite tener más movilidad (29%).

"Para adaptarse a estas demandas el mercado del alquiler debe ser flexible y ajustarse a esa necesidad temporal hasta que finalmente se pueda comprar la casa”, indica Ricardo Sousa, CEO de la red de Century21 España.

Más demanda que oferta

Las expectativas sobre el nuevo hogar colocan la oferta en un plano poco accesible a las posibilidades financieras y alejadas de la realidad del mercado: el 60% desea pagar menos de 500 euros al mes. Concretamente, de 401 a 500 euros al mes es el importe que más españoles estaría dispuesto a pagar en concepto de hipoteca o alquiler (25%), seguido de 301 a 400 euros (23%) y de 501 a 600 euros (16%).

Existe demanda y oportunidad de mercado, lo que no existe es una oferta de viviendas que se ajusten a esta nueva realidad"

Te puede interesar

“Existe demanda y oportunidad de mercado, lo que no existe es una oferta de viviendas que se ajusten a esta nueva realidad y que tengan en cuenta las dificultades de acceso de las familias españolas para conseguir la casa que realmente necesitan. Las preferencias de la vivienda deseada no han cambiado de forma notable, pero la realidad financiera de las familias no solo no ha mejorado, sino que se ha visto muy amenazada por la situación económica y laboral con la pandemia. Esto hace que la brecha entre los deseos y la realidad se haya incrementado lo que hace inviable la ilusión de un cambio de vivienda si no cambia el panorama inmobiliario”, subraya Sousa.

De ahí que el 40% de los encuestados siga buscando vivienda y que solo el 31% haya encontrado la casa ideal que buscaba, de los cuáles el 67% no ha materializado el cambio de vivienda (alquiler o compra) porque excede sus posibilidades económicas, en ocho de cada diez ocasiones, o porque finalmente ha considerado que el esfuerzo no merece la pena en 2 de cada 10 de los casos. Esto demuestra que hay un porcentaje elevado de la población interesada en cambiar de domicilio, pero que durante su búsqueda se encuentran con una oferta escasa y la que hay no se ajusta a sus expectativas.