Ir a contenido

tú y yo somos tres

Tú y yo somos tres. Por Ferran Monegal. Tele 5 y Rufián, una seducción imparable

Tele 5 y Rufián, una seducción imparable

Ferran Monegal

Parece que la atracción entre el imperio Mediaset y Gabriel Rufián está cristalizando a gran velocidad. Esta semana, nueva aparición estelar del diputado de ERC en Sábado Deluxe (Tele 5). Fue invitado en calidad de púgil principal. Le habían preparado tres combates de exhibición. El primero, contra la vistosa posturista y abogada Montse Suárez. El segundo, contra el periodista Antonio Naranjo, director de El semanal digital. Y el tercero, contra el resucitado padre Apeles que, en teoría, estaba recluido en Bolonia, a puerta cerrada por orden de la autoridad episcopal, pero continuamente se les está escapando, porque este mosén sin la tele no es nada.

¡Ah! La velada discurrió sobre un ring en forma de dos atriles de atrezzo, enfrentados. Una horterada, sello de la casa. En uno de ellos, Rufián. En el otro, iban pasando los tres aspirantes a noquearle. Entre el público, Belén Esteban de invitada principal. Iba cantando ¡Que viva España! cada vez que metían contra las cuerdas al púgil catalán. En el primer combate la señora Suárez llegó armada con el tema de la ausencia de Rufián en el Congreso cuando homenajearon a Miguel Ángel Blanco. De paso, golpes bajos sobre aquel encuentro de Carod Rovira con ETA, en Perpignan, en el 2004.

En el segundo combate vimos que el periodista Naranjo habia preparado un repertorio de uppercuts sobre el referéndum, y algunos crochets sobre la posible o imposible independencia catalana. Rufián contraatacó con un jab bien ensayado y mejor ejecutado, cuando le lanzó: «Estoy en contra de los independentistas que dicen 'España nos roba'. Pues no. Quien nos roba es Bárcenas, es Rato, es Pujol». ¡Ah! Que Rufián incluyera el nombre de Pujol entre los ladrones fue un golpe hábil: desconcertó bastante a su rival.

El tercer asalto, y cierre de la velada, fue con Apeles, que vestía de negro y alzacuello, como en él es habitual. Apeles no llevaba guantes: iba directamente con la Cruz del Valle de los Caídos lanzando mamporros. Pero todos eran tan extravagantes que se perdieron en el aire.

Dado que no hubo ni vencedores ni vencido, pues solo se trataba de show y espectáculo, aquí lo relevante es la atracción que ha nacido entre Mediaset y Rufián. Ya es la cuarta vez que visita los platós de este imperio en este año. Es muy posible que acabe quedándose como artista fijo contratado. ¡Ah! La tele tira mucho más que el Congreso. Recuerden la apasionante trayectoria de Pilar.

0 Comentarios