Ir a contenido

MEMORIA INTELECTUAL DE UN VETERANO PROFESOR

Jesús Tuson defiende la inmersión lingüística

El lingüista publica un informal ensayo sobre el lenguaje

ANNA ABELLA
BARCELONA

Tras cuatro décadas como profesor de Lingüística de la Universitat de Barcelona y desde la libertad que da la jubilación, Jesús Tuson (Valencia, 1939) no ha podido publicar su nuevo ensayo divulgativo, una «especie de memoria intelectual», en un momento más oportuno. Quinze lliçons sobre el llenguatge (i algunes sortides de to), en Ara llibres, ya incluye premonitoriamente dos capítulos que están de plena actualidad a raíz de la polémica sentencia del Tribunal Supremo contra la inmersión lingüística que ordena incorporar el castellano como lengua vehicular en las escuelas catalanas.

Por ello, el autor no tardó en referirse a ello durante la presentación a la prensa con una «salida de tono», dijo, como las que ha incorporado en el libro, que según Tuson «es un homenaje a la diversidad lingüística y la libertad que de ella se deriva». Esto, añadió, «se ve amenazado ahora por el ordeno y mando de un tribunal que no ha entendido que una cosa son las manías de un grupo de padres instrumentalizados y aleccionados por algunos partidos y otra cosas las criaturas, que asimilan todo lo que hay en su entorno sin más problemas». En opinión del veterano lingüista, «en Catalunya la inmersión se ha producido en un ambiente pedagógicamente inmejorable y por una vía democrática y pacífica y a eso, nada tienen que decir estos señores con togas».

LECCIONES / Polémicas aparte, Tuson aprovecha su experiencia de 40 años de docencia para dar, con un tono informal, esas 15 lecciones y salpimentarlas con salidas de tono como hablar de chimpancés -«me permito hablar de experimentos lingüísticos hechos con primates, algo que no entra en los discursos canónicos»-, o de «linguicidas» -«esa gente que nos llena la cabeza de ideas como que respecto al catalán estamos haciendo como Franco pero al revés».

400 LENGUAS EN PELIGRO / Tuson abomina de quienes creen que el mundo sería mejor con una sola lengua porque «la humanidad es plural y diversa» y eso alimenta el progreso. Y alerta: «De las más de 6.000 lenguas que existen en el mundo, hay 400 que no sobrevivirán a los próximos tres o cuatro años porque quienes aún las hablan habrán muerto en ese plazo». «La muerte de una lengua es un fracaso de la humanidad», sentencia.

0 Comentarios
cargando