El Periódico

En Comú Podem reclama la retirada de crucifijos en tomas de posesión y actos oficiales

La coalición catalana reclama en el Senado el destierro de cualquier símbolo religioso

Acusa a Rajoy de "comprometer la aconfensionalidad del Estado"

En Comú Podem reclama la retirada de crucifijos en tomas de posesión y actos oficiales

POOL / EFE

Rajoy, frente a un crucifijo, durante su toma de posesión como presidente, el pasado 31 de octubre en el palacio de la Zarzuela. 

EL PERIÓDICO / MADRID

Miércoles, 7 de diciembre del 2016 - 17:41 CET

En Comú Podem ha presentado una moción en la comisión constitucional del Senado instando a garantizar la neutralidad religiosa del Estado y de los servicios públicos. La iniciativa pretende que se tomen las medidas necesarias para evitar "la promoción de cualquier creencia o acción religiosa mediante símbolos, documentos, actos o cualquier otro medio", en actos públicos, como a su entender ha ocurrido recientemente con la presencia de crucifijos en las tomas de posesión de los miembros del Gobierno.

Según ha explicado el senador que se ha encargado de registrar la moción, Joan Comorera, a pesar de que el artículo 16.3 de la Constitución española recoge que "ninguna confesión tendrá carácter estatal" y que "los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y demás confesiones", estas premisas siguen sin respetarse actualmente.

A modo de ejemplo, ha querido destacar que en las recientes tomas de posesión del nuevo Ejecutivo, el presidente y los ministros prometían o juraban sus cargos en una mesa donde la Carta Magna compartía espacio con una Biblia y un crucifijo. "El máximo representante del Poder Ejecutivo, el señor Mariano Rajoy, comprometió la aconfesionalidad del Estado", denuncia el texto registrado ya en la Cámara para su debate.

"CAPILLA IMPROVISADA"

También se añade que, el pasado 14 de noviembre, el salón de actos de la Jefatura Superior de Policía de Sevilla "se transformó en una capilla improvisada" en la que el arzobispo de la Diócesis de Sevilla ofició una misa con motivo de la jubilación del comisario Francisco Perea, responsable de zona de Andalucía Occidental.

Para En Comú Podem, estas son dos muestras de lo que ha ocurrido en los últimos meses, pero en el documento denuncian que "los actos de carácter religioso y confesional inundan todas las instituciones del Estado".

"Proponemos evitar cualquier la promoción de cualquier creencia o acción religiosa mediante símbolos, documentos, actos o cualquier otro medio, adoptando las necesarias medidas legislativas, reglamentarias o de cualquier otra índole para garantizar la aconfesionalidad del Estado en todos sus ámbitos", se apunta desde la organización política responsable de la iniciativa.

El colegiado canario dio su versión de la jugada en la que no concedió un claro gol legal al Barça en el Villamarín