El Periódico

IDEAS 

Óscar López

La utilidad de lo inútil

Miércoles, 27 de noviembre del 2013

Esta columna viene a cuento de un ensayo/manifiesto muy oportuno en los tiempos que corren. El que ha escrito el filósofo italiano Nuccio Ordine, y cuyo título, el de esta misma columna, surge de una cita de Ionesco que aparece en este libro editado por Acantilado: «Si no se comprende la utilidad de lo inútil, la inutilidad de lo útil, no se comprende el arte». Estas próximas navidades muchos pedirán libros a los Reyes Magos. Y sé que caerá lo nuevo de Pérez-Reverte, Pàmies o Redondo. Y estará muy bien que así sea. Pero deberían echarle un vistazo a las reflexiones de este profesor de literatura de la Universidad de Calabria, ya que sus opiniones y las de todos aquellos escritores que cita son indispensables para comprender por qué los gobiernos, en tiempos de crisis, lo primero que recortan es la cultura. Como nos cuenta, lo hacen «porque piensan que son cosas inútiles, porque no producen beneficios, pero se equivocan».

Y también nos ayuda a entender lo esencial del papel de la cultura en la formación de las generaciones venideras. Pero hay más. Denuncia el autor que las universidades funcionan como empresas donde los alumnos son los clientes, que con el cierre de librerías y bibliotecas vamos hacia el «fin de la democracia» y quién sabe si hacia el «fin de la Historia». E insiste en que, no por el hecho de que «el fin último de la cultura sea el placer», signifique que deba viajar en el furgón de cola de las prioridades. Mucho habría que hablar y discutir sobre otras cuestiones que aborda, como que resulta complicado que el consumismo conviva con la cultura, ya que lo primero invita a la superficialidad y lo segundo a la reflexión. Por eso este libro es tan necesario. Porque genera debate, y porque desde que lo leí, no dejo de pensar en que Nuccio Ordine es uno de los más grandes expertos en Giordano Bruno, quemado en la hoguera por sus ideas, y que esos recortes de los que habla en La utilidad de lo inútil, en el fondo no son más que nuestra actual y particular Inquisición. Es una hoguera virtual, pero también quema.

Publicidad

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario