El Periódico de Catalunya

Viernes 24 noviembre 2017

Inicia sesión

Inicia sesión con tu cuenta de El Periódico

Olvidé la contraseña Política de privacidad

Si todavía no eres usuario, Regístrate

GURMETIZADOS

Bar Verat: tira a Víctor de la oreja

Lluerna, en Santa Coloma, se multiplica: los platillos populares nadan en la puerta de al lado

Bar Verat: tira a Víctor de la oreja

Oreja de cerdo crujiente con col lombarda y mayonesa de 'kimchi'.PAU ARENÓS

Crujiente y melosa: la oreja de Víctor Quintillà. La oreja de cerdo fue un plato que pensó para Lluerna, vio que no encajaba en un restaurante fino y la desvió al contiguo Bar Verat.

Se adapta al espíritu del barrio y a los bares de tapas, donde siempre hubo fritura de morro y oreja. Este apéndice es otra cosa: superior, impecable.

La aparición en la mesa del órgano obliga a una reflexión: los chefs arrebatados impregnan sus platos con lo chino y los chinos que adquieren bares populares se entregan a la tortilla y sus misterios.

Lo exótico es lo foráneo -y diferente para cada sociedad-. En este mundo al revés, Víctor prepara un mollete de pato Pekín que pondría cachondo a Mao.

«Mezclamos cosas muy tradicionales con cosas de fuera», concluye. La carta de vinos de Mar Gómez viaja menos pero deja huella: bebo La Fanfarria.

Bar Verat

Avd. Pallaresa, 104. Santa Coloma de Gramenet
T: 93.681.40.80
Precio medio (sin vino): 15-20 €

Bar Verat es bárbaro, una risa. Lo nuevo y lo viejo, lo cercano y lo lejano.

Alabanzas para lo que se sirve en la sala, de grandes cristaleras para una cocina sin trampa: 'papas aliñás' con caballa curada y sardina ahumada, 'tartar' de buey, cerdo crujiente con setas, caballa con cítricos, curri 'thai' de pollo, entrecot con romero y espuma de coco con piña y ron.

Aparto de la lista el 'capipota' con garbanzos porque merece comentario singular: uno de los mejores que he comido.

En el tiempo del cebiche, el 'bao' y el mole, el 'capipota' es extraño y singular. El 'capipota' es exótico.