Ir a contenido

CONSECUENCIAS DE LA CLAUSURA DE LA NAVE DE LA CHATARRA

Los inmigrantes del Poblenou desalojados dejan el encierro en la parroquia

Aceptan la vivienda que les cede el Ayuntamiento de Barcelona y salen de la iglesia de Sant Bernat Calbó

Los inmigrantes que permanecían encerrados en la iglesia de Sant Bernat Calbó tras el desalojo por orden judicial de la nave industrial en desuso que ocupaban en el barrio del Poblenou, han decidido aceptar la vivienda temporal que les ha ofrecido el Ayuntamiento de Barcelona y abandonar el templo. Así lo acordaron la mayor parte de ellos en la asamblea que celebraron este sábado por la noche en el centro religioso.

Un grupo de más de 40 inmigrantes, la mayoría de origen subsahariano, del centenar largo que fueron evacuados de la nave industrial abandonada de la calle de Puigcerdà, donde vivían muchos de ellos y donde comerciaban con la chatarra que encontraban en las calles para ganar algunos euros, consiguieron autorización del párroco para permanecer encerrados en la iglesia.

Muchos de los miembros de este colectivo de africanos fueron aceptando las propuestas de realojamiento temporal del consistorio, por lo que se decidió celebrar una asamblea para tomar una postura común. La mayoría de los participantes se mostró a favor de las ofertas del ayuntamiento.

Los inmigrantes habían optado por encerrarse como protesta por el desalojo, una medida policial que condicionaba su actividad de recogida de metales, única vía estable de ingresos, según el portavoz de la asociación solidaria contra los desalojos y de la asociación de vecinos del Poblenou, Manel Andreu.

La plataforma continuará con sus reivindicaciones en favor de los inmigrantes, que el próximo 2 de septiembre volverán a celebrar una asamblea para decidir qué acciones emprenden en el futuro.

0 Comentarios