En 'El programa de Ana Rosa'

Marta Riesco recurre al llanto para denunciar "escarnio público" y cuestiona a Rocío Carrasco

La novia de Antonio David Flores ha insistido en que habló por teléfono con la hija de Rocío Jurado

Marta Riesco recurre al llanto para denunciar "escarnio público" y cuestiona a Rocío Carrasco
1
Se lee en minutos
Sergio López Merillas
Sergio López Merillas

Especialista en televisión, realities y audiencias.

ver +

'El programa de Ana Rosa' ha enviado a Marta Riesco a la Feria de Abril, pero su cobertura desde Sevilla se está basando en hablar sobre su vida privada, a pesar de que hace solo unas semanas insistía en que no quería convertirse en un personaje público. Con el rostro compungido y recurriendo una vez más al llanto, la novia de Antonio David Flores ha insistido en que habló con Rocío Carrasco por teléfono. 

En un momento de la conexión, la redactora ha mantenido su versión de los hechos con la voz entrecortada: "No soy una mala persona, nunca me inventaría esa información bajo ningún concepto". "Se ha confirmado palabra por palabra lo que yo he ido diciendo", ha asegurado antes de señalar que la otra parte "ha cambiado las versiones". 

"Vuelvo a repetir que hablé con Rocío Carrasco en altavoz", ha continuado diciendo para, seguidamente, afirmar que le parece "denigrante" que se estuvieran "cachondeando" de ella en la comida

Tampoco ha dudado en lanzar un duro ataque contra la hija de Rocío Jurado: "Me parece denigrante que una persona que ha dicho ser maltratada llame a la pareja de su maltratador para reírse de ella. Me parece vergonzoso y lamentable". 

Noticias relacionadas

Aunque a lo largo del monólogo no ha llegado a apreciarse ninguna lágrima, Riesco ha adoptado un tono de voz con el que parecía derrumbarse ante la cámara. En su alegato, ha vuelto a denunciar el "escarnio público" al que está siendo sometida: "Me parece horrible. He dado una información de algo que ocurrió hace diez días. Eso se sabe por Marta Riesco". 

"Me están intentando dejar de loca, ridiculizar, vejar. De mí no se ríe nadie, yo estaré llorando, pero sigo aquí con el micro y cumpliendo con mi trabajo. Estoy deseando escuchar por qué el director de una revista me llama con una mujer que ha denunciado públicamente haber sido maltratada", ha apuntado Riesco antes de finalizar con una serie de preguntas: "¿Qué pretendían? ¿Por qué se estaban riendo de mí? ¿De verdad querían que cantara en el concierto?".