Limpieza e higiene

El detergente que deja la cabina de la ducha como nueva, reluciente y transparente

Deja de colgar cuadros en la pared: hay un motivo

El truco del aceite de coco en las sartenes para que queden relucientes: todo el mundo lo está haciendo

El truco de la toalla para sacar la ropa limpia y seca de la lavadora

Limpieza de la mampara de una ducha con estropajo y jabón

Limpieza de la mampara de una ducha con estropajo y jabón

Daniel Vascoy

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Ocuparse de las tareas domésticas es agotador pero, por desgracia, hay que hacerlo. La higiene en el hogar es fundamental porque es una prerrogativa de la salud y el bienestar. Incluso cuando se trata de las tareas domésticas, cada uno tiene sus preferencias. Hay quienes prefieren estar en los fogones y quienes se inclinan más por la plancha. Por supuesto, muy pocas personas están desesperadas por limpiar las ventanas o el polvo por todas partes. Conocer algunos trucos para que estas tareas sean un poco menos agotadoras sería estupendo. En el caso de los cristales, existe un remedio natural para limpiarlos sin dejar rayas. En el caso del polvo, en cambio, que sangra bien ya se reforma al día siguiente en los lugares donde hemos limpiado, se pueden probar algunos trucos muy efectivos. En este artículo nos ocuparemos del baño, una habitación en la que, más que en ninguna otra, debe reinar la higiene. Aquí, de hecho, nos ocupamos de la higiene personal.

Aparte debemos reconocer que, si bien este limpiador natural del que te hablamos resulta fácil y sencillo de preparar, para esos días ajetreados en lo que apenas tienes tiempo, recordar que Amazon tiene decenas de opciones como este pack de diez detergentes de la marca Viakal que dejará tu baño reluciente a un precio increíblemente bueno; apenas cuesta 4€ cada uno.

Aunque si antes de probar este pack de detergentes pensados para dejar la cabina de la ducha como nueva, prefieres decantarte por una opción individual... matizar que este limpiador de baño perfecto para usar en todo el baño y, por supuesto, la cabina de la ducha es un pelín más caro, pero como bien avalan sus valoraciones es supereficaz.

Aprovecha ya este ofertón de Amazon y presume de baño reluciente con el más mínimo esfuerzo.

Ahora bien, si prefieres abogar por elaborar tu propio detergente doméstico, toma nota de qué ingredientes y el método de preparación de esta fórmula que se encargará de dejar la cabina de la ducha como nueva, reluciente y, lo más importante, transparente.

Ingredientes para un detergente doméstico

Un elemento omnipresente en el baño es el agua. Siempre que utilicemos la ducha, el lavabo y el bidé, debemos secarlos con cuidado. A la larga, el agua deja antiestéticas marcas de cal. Son muy antiestéticas de ver porque transmiten una idea de suciedad. Las zonas en las que más a menudo se producen estas manchas son la cabina de ducha y los grifos. Hoy en día, el baño ya no se considera un simple cuarto de servicio. Podemos amueblarlo con cierta atención al diseño. Piense, por ejemplo, en los modernos sanitarios suspendidos o en las cabinas de ducha de cristal satinado o con algún gráfico especial. Por supuesto, toda esta belleza estética se desvanece cuando queda cubierta por las manchas de cal amarillentas.

Hay decenas de productos anticalcáreos en el mercado. Además de ser bastante caros, suelen estar basados en productos químicos, que son perjudiciales para el medio ambiente y bastante agresivos incluso para las propias superficies. Podemos limpiar las paredes de la cabina de ducha y la grifería con un detergente doméstico. Para prepararlo, necesitamos utilizar tres sencillos ingredientes que siempre tenemos en casa:

  • Vinagre
  • Limón
  • Bicarbonato de sodio

Aplicación del limpiador natural

Debemos mezclarlos para obtener una mezcla cremosa. Para las cantidades, por tanto, ajustar un poco a ojo, evaluando la consistencia y el tamaño de las superficies a limpiar. Una vez creado nuestro limpiador natural, lo aplicamos en las zonas a tratar y lo dejamos actuar durante 5-10 minutos. A continuación, con la ayuda de una esponja no abrasiva, límpialo. Notaremos de inmediato que hasta la suciedad más insidiosa será eliminada. Por último, aclare con agua tibia y seque bien con un paño suave.