Truco

Meter un vaso de aceite en el congelador por la noche: el remedio para este gran problema | Vídeo

Si metes un vaso de aceite en el congelador por la noche, te ahorrarás algunos problemas a la hora de conservarlo

Meter un vaso de aceite en el congelador por la noche pondrá solución a este gran problema

VÍDEO: PI STUDIO

Alejandro Llorente

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Los remedios caseros son los más buscados, siempre por ser los más fiables y los que hay más a mano en casa. Utilizar productos y trucos caseros para la limpieza del hogar es una excelente manera de ahorrar dinero y obtener grandes resultados. Siempre hay una manera de crear un ambientador de forma natural, evitar los malos olores sin tener que abrir las ventanas de par en par, cómo hacer que el suelo quede completamente limpio, que el moho de las paredes desaparezca o saber que partes del hogar se nos olvida limpiar con frecuencia y es importante mantener cuidada.

En esta ocasión el truco tiene que ver con el aceite, un producto cuyo precio se ha disparado en los últimos meses, por lo que su conservación es vital en estos momentos. Algunos expertos hablan del proceso que sufre el aceite cuando alcanza temperaturas bajas en nuestros armarios o frigoríficos, pues tiende a cristalizarse y a formar bloques de color blanco. Siguiendo las recomendaciones del portal jardineriasabia.com, esto se debe a un mal almacenamiento.

Según indican los expertos, "las bajas temperaturas no son lo ideal" para nuestro aceite de oliva. Sin embargo, existe un truco infalible en el que debemos congelar una pequeña cantidad de aceite: "Un vaso de aceite helado que dejas en el congelador toda la noche es algo que deberías hacer a menudo y con mucho gusto. Por el contrario, podría ser el comienzo de algo que se repita todos los días", señalan desde la página web.

Si bien viertes un vaso de aceite en la cubitera de hielos, tendrás la cantidad de aceite justa y necesaria para cocinar en cada ocasión, o si se te ha olvidado comprar aceite en el supermercado. Por otro lado, si prefieres preparar el sofrito directamente y vertirlo sobre pequeños botes, te ahorrarás hacerlo cada vez que tengas que cocinar: "La clásica mezcla para saltear se crea con cebolla, zanahoria, apio y puerro", explican.