Breve vida

Desaparece la isla del volcán Tonga, seis años después de nacer

Una erupción en 2015 había formado la isla, que ahora se ha esfumado por otro episodio volcánico

Desaparece la isla del volcán Tonga, seis años después de nacer
2
Se lee en minutos
Redacción

Esta es la historia de una isla que solo ha existido durante seis años. La isla Hunga Tonga Haapai, en el océano Pacífico, que nació precisamente de una erupción volcánica ocurrida a finales de 2015, ha terminado desapareciendo como consecuencia de la nueva erupción ocurrida estos días, que solo ha dejado en el lugar algunos peñascos en medio del mar.

Tal y como muestran las imágenes del satélite Copernicus Sentinel, la isla del volcán Hunga Tonga-Hunga Haapai, que registró una erupción violenta el 15 de enero, con un gigantesco hongo de vapor, gas y ceniza, ha desaparecido en su práctica totalidad.

La isla, antes de desaparecer / Nasa

Esta área de tierra emergida en medio de Polinesia, creada por una erupción en diciembre de 2015, ya no existe, como se puede ver al comparar una imagen tomada por el satélite Sentinel 2 de la Unión Europea el 2 de enero, con otra del Sentinel 1 adquirida 12 horas después de la gran erupción, cuando la nube se disipó lo suficiente para observar la zona desde el espacio. 

Ubicada unos 45 kilómetros al noroeste de la capital de Tonga, Nuku'alofa, y con una longitud de casi dos kilómetros, la isla emergió entre dos islotes anteriormente formados por el volcán submarino Hunga.

El cono formado terminó alcanzando un centenar de metros de altura. Se trató de un suceso natural verdaderamente espectacular, puesto que la nueva tierra apareció prácticamente de la noche a la mañana. Al cabo de pocas semanas, la isla había adquirido la configuración que mantendría a lo largo de los años siguientes.

En esta imagen se muestra su proceso de formación:

Nacimiento de la isla en 2015 / Copernicus

Y en esta otra composición se observa su rápida desaparición, después de la fortísima erupción producida a partir del 15 de este mes:

Desaparición de la isla / Sentinel Copernicus

En las nuevas imágenes, solo quedan vestigios de aquellas dos islas iniciales. La isla  resultante estaba formada principalmente por la acumulación de roca magmática fragmentada.

Desde el momento en que se formó, la isla ha estado siendo objeto de vigilancia y monitorización, dado que ya se suponía que no iba a tener una vida demasiado larga. Los científicos no se equivocaron y, finalmente, Hunga Tonga-Haapai es ya solo un recuerdo del que solo dejan testimonio las imágenes tomadas durante su existencia.

isla de Hunga Tonga / Agencias

La erupción iniciada días atrás fue de tal intensidad que se sintió hasta en Alaska, donde provocó un oleaje que alcanzó las costas del Pacífico, desde Japón hasta Estados Unidos. En Perú dejó dos muertes por el oleaje.

Los países vecinos y las agencias internacionales siguen evaluando la magnitud de los daños. La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, dijo que son “significativos”.

Noticias relacionadas

Nueva Zelanda y Australia enviaron aviones de reconocimiento para evaluar los daños y pusieron a disposición aviones de transporte militar C-130 para lanzar suministros o aterrizar si las pistas se consideran operativas.

La explosión volcánica del sábado dañó gravemente la capital del archipiélago de Tonga, Nuku’alofa, cubierta de ceniza, y cortó un cable de comunicaciones submarino.