La ‘avispa asesina’, imparable en España: invadirá toda la Península en 2029

La ‘avispa asesina’, imparable en España: invadirá toda la Península en 2029
5
Se lee en minutos

La avispa asiática (también llamada avispa asesina), Vespa velutina, avanza imparable a lo largo y ancho del país. Esta especie exótica invasora, que llegó hace 11 años a España, se  propaga a un ritmo que preocupa a los expertos y cada vez son más las autonomías españolas donde se ha implantando. De hecho, son ya pocos los lugares de España totalmente libres de este insecto, cuya picadura llega a ser mortal.

De hecho, el número de fallecimientos entre 2019 y lo que llevamos de año asciende ya a siete en España. La última fue una mujer de 77 años en Asturias. En 2019 hubo tres muertes en nuestro país y en 2020, pese al confinamiento, otros tres. Galicia y Asturias suman el 100% de estos fallecimientos, pues no en vano son las autonomías más afectadas por esta plaga.

Todas estas muertes ocurrieron cuando estas personas, de forma involuntaria, se acercaron demasiado a los nidos de avispas asiáticas. Se trata de una especie muy territorial, que no duda en defender su nido en caso de verse atacada.

Se calcula que esta especie provoca hasta el 90% de todas las picaduras de avispa en las áreas en las que su presencia es mayor. «Aproximadamente el 3% de la población sufre reacciones alérgicas generalizadas por el veneno de avispas y abejas, y la tasa de mortalidad anual se estima en un 0,08 por millón de habitantes, lo que significa que unas tres o cuatro personas podrían fallecer cada año por esta causa», explicaba recientemente la presidenta del Comité de Alergia a Himenópteros de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología (SEAIC), Berta Ruiz.

Invadirá toda la Península en 2029

Según el portal avispasiatica.org, que actualiza la información sobre la presencia de esta especie en España, la avispa asiática habrá colonizado en el año 2029 toda la Península, Ceuta, Melilla y Baleares. Solo Canarias quedaría al margen de esta invasión.

La avispa asesina constituye además una verdadera amenaza para las abejas, ya de por sí afectadas por otros enemigos, como los pesticidas o el cambio climático. De hecho, estas avispas destruyen colmenas enteras.

Según el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) “se estima que una sola avispa puede capturar entre 25 y 50 abejas por día. Aprovechan que su tamaño es mucho mayor para infundirles miedo y matarlas de un golpe de mandíbula. Separan las partes del cuerpo, las unen en una bola y las trasladan hasta el nido para alimentar a sus larvas. Una vez han desaparecido las obreras, entran en el panal y acaban con la miel”.

Además, esta entidad explica que “se expande rápidamente por España gracias a su gran capacidad de reproducción y de dispersión de nuevas fundadoras de colonias. Con una sola reina ya se desarrolla el nido, que podrá tener hasta 15.000 celdillas. Si consideramos que cada fundadora de un nuevo nido puede producir 500 nuevas reinas al año, se entiende que el aumento de sus poblaciones sea tan rápido”.

Se propaga a 100 kilómetros por año

La Vespa velutina se expande por nuestro país a razón de 100 kilómetros al año, desde el norte hacia el Sur. De momento, la frontera de su avanzadilla se sitúa en el extremo sur de Zamora y zonas aisladas de Extremadura. Sin embargo, hay numerosos avistamientos por parte de ciudadanos más allá de estas zonas.

El año pasado, el Gobierno de las islas Baleares anunció que esta autonomía era el primer territorio de Europa en erradicar la avispa asesina, que pese a lo alejado de su zona de expansión, ya se había implantado en Mallorca. Sin embargo, avispasiatica.org cree que el Govern balear “lanzó las campanas al vuelo” con demasiada premura y considera que habría que actuar con más “prudencia”.

“Prudencia, porque puede haber avispas asiáticas en Mallorca, ya sea en la Serra de Tramuntana o en otras zonas inaccesibles. Y prudencia por la experiencia que tenemos de otros territorios donde parecía controlada y repuntó rápidamente”, señalan.

¿Cómo es la avispa asesina?

La avispa asiática mide entre 17 y 32 milímetros de longitud, se caracteriza por tener el tórax completamente negro y los segmentos abdominales también negros con un ribete amarillo. Solo el cuarto segmento del abdomen es totalmente amarillo o anaranjado. La cabeza es negra con la cara amarilla o anaranjada, y las patas son de color marrones con los extremos amarillos.

Pueden construir nidos enormes, esféricos, con el agujero de entrada en el lateral, y en los que no se ven las celdillas por la parte inferior. Suelen localizarse en las zonas altas de los árboles (principalmente sobre alisos, castaños, nogales, manzanos, cerezos o eucaliptos), e incluso a veces en zonas protegidas de edificios, escaleras, graneros, etcétera.

Actualmente, hay en marcha varias investigaciones dirigidas a la lucha contra esta especie, algunas de ellas especialmente esperanzadoras, basadas en la lucha biológica. Pero mientras no existan sistemas efectivos, el trampeo y la neutralización de nidos son las únicas formas de control.

¿Qué hacer si nos pica?

Las picaduras son muy dolorosas, pero no más peligrosas que las de las avispas autóctonas. La mayoría de personas atacadas presentan síntomas locales, como dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona de penetración del veneno, que desaparecen en varios días.

Debe limpiarse la zona afectada con agua y jabón, y aplicarse hielo o agua fría. En los primeros momentos se puede intentar desnaturalizar los componentes del veneno usando calor en la picadura.

En las personas alérgicas, pueden aparecer síntomas como picor generalizado, subida de la temperatura corporal, bajada de la tensión arterial, problemas respiratorios, problemas cardiovasculares, síntomas nerviosos, edema de glotis, etcétera.

En los casos de picaduras múltiples, la inoculación de veneno puede ser muy elevada y provocar también síntomas generales, como lipotimia, cefalea intensa, fiebre etcétera. En estos casos, el daño causado puede ser importante, aunque no haya alergia previa.

Si después de un ataque se observan síntomas generales, sin perder la calma pero de forma urgente, hay que llamar al 112 o acudir a un centro médico para recibir el tratamiento adecuado, pues estos síntomas son muy graves, y pueden conducir a un shock anafiláctico.

Noticias relacionadas

Web sobre la situación de la especie en España: https://avispaasiatica.org/

Te puede interesar: Piden medidas urgentes para acabar con la ‘avispa asesina’