El cambio climático amenaza joyas naturales únicas en el mundo

El cambio climático amenaza joyas naturales únicas en el mundo
5
Se lee en minutos

De los más de mil enclaves declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, 218 son espacios naturales. En esta selecta lista se incluyen hábitats básicos para la conservación de especies animales y vegetales únicas, formaciones geológicas y fisiográficas incomparables y con un valor universal por la belleza que preservan.

Sin embargo, en paralelo a ese excepcional listado existe la ‘Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco en peligro’, en la que se incluyen aquellos entornos gravemente amenazados por el factor humano (caza furtiva, minería, tala ilegal, carreteras, expansión agrícola, guerras, introducción de especies invasoras) o bien por desastres naturales.

Esta lista trata de señalar directamente a aquellas zonas que requieren asistencia internacional urgente para su supervivencia y, en ocasiones, son los propios países los que solicitan su inclusión.

De los 52 espacios recogidos por la Unesco en esta ‘lista negra’, 16 son parajes naturales. De ellos, 11 se encuentran en África, dos en Asia y el Pacífico, otros dos en Latinoamérica y el Caribe y uno en Estados Unidos. Aunque los motivos antes mencionados  son los más frecuentes, lo cierto es que hay un denominador común, que es, a la vez, causa y consecuencia: el cambio climático.

«Yo diría que el cambio climático se ha convertido ya en un factor estructural», afirma con rotundidad el portavoz de Cambio Climático de Ecologistas en Acción, Javier Andaluz, que lo considera una consecuencia más de la degradación del patrimonio natural del mundo.

«Cuando hablamos de caza, furtivismo… esto es muy fácil saberlo; sabes más o menos cuántos animales desaparecen, es fácil contabilizarlo. Cuando hablamos de temas climáticos, esto es mucho más complejo porque las afecciones que produce el clima tienen lugar en muchas áreas», añade.

Madagascar, tesoro natural en peligro

Uno de esos lugares en riesgo son las selvas tropicales de Atsinanana, en Madagascar, que fueron reconocidas como Patrimonio Mundial de la Unesco en 2007 y tres años después entraron en la lista de espacios amenazados.

Hace más de 60 millones de años que esta isla del Océano Índico se separó de las masas continentales y siguió una evolución independiente, por lo que su biodiversidad es «única», según apunta la Unesco. De ahí la presencia de especies endémicas, como el lémur, que se encuentra gravemente amenazado por la caza furtiva y la tala ilegal.

Sin embargo, este cóctel letal se completa con los efectos del cambio climático en la isla. Según un estudio publicado por la revista Nature Climate Change, «el cambio climático antropogénico agravará las presiones de la deforestación y la sobreexplotación».

Los investigadores lanzaron varias hipótesis en las que alertaban de que el hábitat para dos tipos de lémures (vari rojo y varo blanco y negro) podría verse mermado entre un 29% y un 59% debido a la deforestación, hasta un 75% debido al cambio climático e incluso hasta un 95% si se combinan ambos factores, de aquí a 2070.

«Estamos viendo un cambio muy rápido para el que las especies no están preparadas. Pueden evolucionar, pero necesitan mucho tiempo. Entonces, si lo que hacemos es reducir el número de individuos y las poblaciones de especies son pequeñas, aisladas, es muy complicado que puedan adaptarse», añade Luis Suárez, responsable de Conservación de WWF. «Desde luego, la combinación de ambos factores puede ser letal, pero también lo son independientemente».

Elefantes de Tanzania

Igualmente preocupante es lo que ocurre con los elefantes de la Reserva de caza de Selous, en Tanzania, que es Patrimonio de la Humanidad desde 1982 y está en la lista de riesgo desde 2014.

La población de estos grandes mamíferos se ha reducido en un 90% desde que recibió el reconocimiento de la Unesco, hace casi cuatro décadas, una grave merma que afecta, no solo a su hábitat, sino que favorece los desequilibrios climáticos.

Un equipo de científicos de la Universidad de Sant Louis concluyó en un estudio para la revista Nature Geoscience que los elefantes contribuyen a la creación de bosques de alta densidad con mayor capacidad de absorción de dióxido de carbono.

Esto se explica porque estos animales suelen comer plantas de crecimiento rápido, como arbustos o pequeños árboles, mientras que las especies de crecimiento lento, más densas y que más CO2 absorben, aprovechan para dominar poco a poco el bosque. Así, la desaparición de los elefantes provoca una menor absorción y, por tanto, una mayor emisión de gases contaminantes a la atmósfera.

Los Everglades, víctimas de la inundación

El parque nacional de Everglades, en Florida (EEUU), uno de los refugios de manglares más importantes de todo el hemisferio occidental, fue declarado patrimonio universal en 1979 e incluido en la lista de espacios en riesgo, por segunda vez, en 2010. Según informó entonces la Unesco, la entrada de agua a los pantanos había bajado un 60% y la polución había generado un exceso en el crecimiento de plantas, así como el consecuente declive de las especies marinas. Detrás de todo ello está el desarrollo agrícola y urbano.

A esto se suma el aumento del nivel del mar como consecuencia del cambio climático, que está inundando los Everglades  progresivamente de agua salada, desplazando las poblaciones de manglares, que son árboles que arraigan donde se fusionan el agua dulce con la salina.

«Los ecosistemas son interrelaciones: lo que cambia un factor cambia luego otro. El mayor peligro del cambio climático no es tanto el incremento de la temperatura,  sino la rapidez con la que se producen los cambios», advierte  Javier Andaluz.

De no corregir la tendencia, joyas universales como la Gran Barrera de Coral australiana y otros entornos singulares serán los próximos en ocupar un puesto en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro.


Patrimonio en peligro

Parque Nacional del Manovo-Gounda St Floris

REPÚBLICA CENTRO AFRICANA

Reserva Natural integral del Monte Nimba

COSTA DE MARFIL-GUINEA

Parque Nacional de Virunga

REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO

Parque Nacional de Kahuzi-Biega

REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO

Parque Nacional de Garamba

REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO

Reserva de fauna de Okapis

REPÚBLICA DEMOCRÁTICA DEL CONGO

Parques Nacionales del Lago Turkana

KENIA

Reserva de caza de Selous

TANZANIA

Parque Nacional Niokolo-Koba

SENEGAL

Reservas Naturales del Aire y Ténéré

NÍGER

Reserva de la biosfera del Río Plátano

HONDURAS

Bosques lluviosos tropicales de Sumatra

INDONESIA

Bosques lluviosos de Atsinanana

MADAGASCAR

Islas y áreas protegidas del golfo de California

MÉXICO

Sitio de Rennell Este (Isla de Rennell)

ISLAS SALOMÓN

Parque Nacional de los Everglades

Noticias relacionadas

ESTADOS UNIDOS