Deshidratación

Golpe de calor: síntomas y qué se puede hacer para evitarlo

El riesgo de sufrir un golpe de calor es algo que se debe tener muy en cuenta en estos días ante los avisos de altas temperaturas y la humedad excesiva

Golpes de calor: Síntomas y qué se puede hacer para evitarlos

VÍDEO: PI STUDIOS

Lola Rey

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El riesgo de sufrir un golpe de calor es algo que se debe tener muy en cuenta en estos días ante los avisos de altas temperaturas y la humedad excesiva, dos factores que pueden provocar la deshidratación del organismo.

Cada vez más frecuentes, las olas de calor pueden ocasionar graves problemas de salud, sobre todo, en aquellas personas más vulnerables o con patologías previas.

Antes, con la llegada del verano venían las vacaciones, la diversión, el ir a las playas y el lógico aumento de temperaturas asociadas a esa época del año, pero nos habíamos ido acostumbrando a que los grados subieran, poco a poco, cada día, durante la primavera, y el impacto en nuestra salud era menor. Pero hoy en día parece que el tiempo se ha vuelto loco y cada vez llegan antes estos cambios bruscos de temperatura y las temidas olas de calor, la primera del año ya está aquí, se va a producir esta semana alcanzando temperaturas record en un mes de abril, incluso llegando a los 40 grados en algunas partes de España. Según datos que maneja TK Home Solutionsel año pasado se produjeron casi 5.000 defunciones atribuibles al exceso de temperatura en España. En el grupo de mayores de 74 años se concentró la gran mayoría de ellas.

Los golpes de calor pueden afectar a cualquier persona, pero algunos colectivos tienen un mayor riesgo de sufrirlos. Las personas que trabajan en exteriores, especialmente en climas cálidos y húmedos, son especialmente vulnerables. También las personas mayores y con enfermedades crónicas, y los bebés, tienen un mayor riesgo de sufrir un golpe de calor debido a su dificultad para regular la temperatura corporal.

¿Qué es un golpe de calor?

El golpe de calor ocurre cuando la temperatura corporal de una persona aumenta y el cuerpo no puede regularla a través de la sudoración. Esta situación, que constituye una emergencia médica, es más común cuando las temperaturas son más altas.

Algunas situaciones aumentan el riesgo de sufrir un golpe de calor, como hacer ejercicio en las horas en las horas centrales del día; trabajar en la calle, especialmente en climas cálidos y húmedos; permanecer en un automóvil al sol, y estar un tiempo prolongado en un ambiente muy cálido sin aire acondicionado y sin beber suficiente agua.

Síntomas de los golpes de calor

Los síntomas de golpes de calor pueden variar dependiendo de su gravedad, así como de la salud general y la edad del afectado. En general, los expertos nos muestran los principales síntomas que harían pensar que la persona está sufriendo un golpe de calor:

- Temperatura corporal elevada y persistente: si es superior a 40 grados requiere atención médica.

- Piel caliente, enrojecida y seca al tacto: la sudoración puede ser mínima o ausente.

- Dolor de cabeza: la presión arterial puede disminuir debido a la deshidratación.

- Mareos y desmayos: la disminución del flujo sanguíneo puede causar inestabilidad e incluso pérdida del conocimiento.

- Fatiga y debilidad: la elevación de la temperatura corporal puede disminuir la energía y la resistencia.

- Náuseas y vómitos: el sistema digestivo puede verse afectado con las altas temperaturas.

- Confusión y desorientación: una señal de que la persona necesita atención médica inmediata.

Consejos para evitar un golpe de calor

Los golpes de calor pueden ser muy peligrosos. Lo mejor es prevenirlos, por ello, los expertos nos dan una serie de consejos para conseguir una temperatura corporal adecuada:

1. Mantener una buena hidratación

Beber agua con frecuencia, incluso si no tiene sed. Hay que llevar una botella de agua en todo momento y beber pequeñas cantidades regularmente. Además, conviene evitar el alcohol y las bebidas con cafeína.

2. Vestir adecuadamente

Usar ropa suelta y transpirable, mejor de tejidos ligeros y de colores claros que reflejen la luz solar en lugar de absorberla. Como complementos, es recomendable llevar sombreros de ala ancha y gafas de sol.

3. Evitar salir en las horas centrales del día

No conviene salir durante las horas más calurosas del día, entre las 11 y las 16 horas. Si se necesita ir a la calle durante estas horas, hay que buscar la sombra.

4. Rebajar la temperatura corporal

Tomar una ducha fresca o colocar una toalla húmeda en el cuello o en la frente es un buen sistema para rebajar la temperatura corporal y refrescarse.

5. Utilizar el aire acondicionado

Conviene mantener encendido el aire acondicionado en casa o buscar lugares que lo tengan, como bibliotecas o centros comerciales. Otras opciones son usar un ventilador o un aire acondicionado portátil.

6. Descansar regularmente

Resulta recomendable realizar descansos regulares para evitar el agotamiento por el calor. Si está haciendo ejercicio o trabajando en exteriores, los descansos deben ser frecuentes y a la sombra.

7. Precaución con niños y mascotas

Nunca hay que dejar a un niño o una mascota en un automóvil cerrado, incluso por un corto período de tiempo, ya que la temperatura de un coche al sol sube rápidamente.

8. Vigilancia de personas mayores

Resulta fundamental establecer una vigilancia más estrecha a las personas mayores en las épocas de más calor. Explicarles qué síntomas pueden aparecer cuando se tiene un golpe de calor y la importancia de pedir ayuda de inmediato en estos casos.

9. Disminuir o eliminar la práctica deportiva

El esfuerzo físico hay que reducirlo al máximo. El deporte, mejor practicarlo a primera hora de la mañana o cuando ya se ha ido el sol, o eliminarlo hasta que bajen las temperaturas.

¿Qué hacer si una persona sufre un golpe de calor?

El golpe de calor en ocasiones requiere de atención médica inmediata. Si se sospecha que una persona lo está sufriendo ante la apreciación de síntomas que así lo sugieren,  es aconsejable seguir los siguientes pasos:

- Llamar a los servicios médicos de emergencia: si alguien está experimentando síntomas graves del golpe de calor, como confusión, pérdida del conocimiento o convulsiones, hay que llamar a los servicios médicos de inmediato, ya que puede constituir una emergencia médica grave y, en estos casos, el tiempo es crítico.

- Mover a la persona a un lugar fresco y sombreado: si la persona está en la calle, hay que llevarla a un lugar fresco y sombreado. Si es posible, colocarla en un interior donde haya aire acondicionado o ventiladores para ayudar a reducir su temperatura corporal.

- Refrescar a la persona afectada: mojar la piel con agua tibia y, si está en condiciones, darle agua para beber a pequeños sorbos. Nunca ofrecer alcohol o bebidas con cafeína, ya que esto contribuiría a empeorar la deshidratación.

- Retirar y aflojar la ropa: es fundamental quitar o retirar la ropa innecesaria. También se puede aflojar la que lleve puesta para que el cuerpo pueda enfriarse más rápidamente.

- Aplicar compresas de agua tibia: aplicar compresas o paños de agua tibia en la frente, el cuello, las axilas y la ingle ayudará a reducir la temperatura corporal.

- Controlar los signos vitales: si está capacitado, conviene monitorear los signos vitales de la persona, como la temperatura corporal, la frecuencia cardíaca y la respiración. Registrar los cambios que se produzcan y comunicarlo a los servicios médicos cuando lleguen.