El inicio del primer Grand Slam de la temporada

Australia empieza bajo el volcán Djokovic

  • “No hay ningún tenista que esté por encima del torneo”, valora Nadal, mientras Medvedev y Zverev, dos de los grandes favoritos al título son partidarios de que el número 1 pueda jugar.

  • El tenista balear que debuta este lunes admite que no se siente entre los favoritos para aspirar al título en Melbourne.

Novak Djokovic, en una imagen de archivo.

Novak Djokovic, en una imagen de archivo. / AFP

3
Se lee en minutos
Jaume Pujol-Galceran
Jaume Pujol-Galceran

Periodista

ver +

Conocido como el 'Happy Slam', el Abierto de Australia, en el que Novak Djokovic debería defender el título que ha ganado en nueve ocasiones, dejó de ser feliz desde el momento que puso un pie en Melbourne y fue detenido en la aduana por errores en su visado, a pesar de que tenía una exención especial para entrar en el país al haber pasado el Covid.

A las puertas de una deportación que se decidía en el juicio que comenzó a medianoche del domingo, hora española, la situación del número 1 mundial tiene a Australia y a medio mundo bajo un volcán.

División de opiniones

 “No hay ningún tenista que esté por encima de un torneo como el Open de Australia. Si juega estará bien y si no también” valoraba Rafael Nadal a 24 horas de debutar en el torneo. 

La prudencia de Nadal contrastaba con la opinión de otros rivales directos, decantados del lado del serbio. “Si Djokovic tiene una exención válida, debería jugar”, apuntaba Daniil Medvedev, número 2 mundial. “Si no fuera Djokovic, número 1 mundial y campeón de 20 Grand Slams, ésto no sería un drama tan grande. Aquí hay otros jugadores con exenciones y jugarán”, destacaba Alexander Zverev.

 “Parece como si Djokovic fuera un arma de destrucción masiva y una amenaza a nuestra frontera”, destacaba Nick Kyrgios, mientras Stefanos Tsitsipas, se quejaba de que se “hablase más de Djokovic que de tenis” y acusaba al serbio de “tener sus propias reglas y hacer que el resto parezcamos tontos”. “Las normas están para cumplirse y hay que vacunarse, si no lo haces no vengas”, recalca Pablo Carreño.

¿Cambio de guardia?

 A la espera del veredicto de la justicia australiana, la deportación de Djokovic abre un nuevo escenario en el torneo que apunta al relevo generacional que empezó a anunciarse el año pasado donde, a la estela del campeón serbio, ganador del Open de Australia, Roland Garros y Wimbledon, Medvedev se ha aposentado en la plaza de número 2 mundial tras arrebatarle a Djokovic la posibilidad de completar en Grand Slam con su victoria en el US Open. junto a Zverev, medalla de oro de los Juegos Olímpicos de Tokio y campeón de las ATP Finals. El ruso y el alemán son los dos grandes favoritos en la carrera a la final del 30 de enero. 

Sin Djokovic ni Roger Federer, lesionado, Nadal es el único campeón en Melbourne de la vieja guardia del 'Big Three' que estará en la Rod Laver Arena donde, desde el 2004 cuando ganó por primera vez Federer, uno de sus seis títulos, solo han dejado escapar dos títulos. En el 2005 ganado por el ruso Marat Safin y en 2014 con la victoria del suizo Stan Wawrinka.

Las dudas de Nadal

Campeón del torneo en 2009, Nadal vuelve a un escenario que se le ha resistido siempre y donde ha perdido las finales del 2012, 2014 y 2017. No llega a Australia en plena forma después de seis meses parado por lesión crónica en el pie izquierdo. 

El propio tenista es muy precavido sobre sus opciones pese a ganar un título menor en Melbourne la pasada semana. “No me veo un candidato real. Después de estar seis meses sin jugar es importante aceptar es justo que un jugador venga aquí y no pueda jugar. que no todo es perfecto”, asegura.

Noticias relacionadas

Su primer gran reto será superar la primera semana del torneo en la que debutará este lunes ante el estadounidense Marcos Giron (66 mundial) y donde en su camino hasta cruzarse en unas teóricas semifinales ante Zverev debería haber superado en tercera ronda a Karen Khachanov (28 mundial), en octavos a Hubert Hurkacz (10) y en cuartos a Dennis Shapovalov (14).  Con 20 Grand Slams en su palmarés y casi 20 años compitiendo Nadal ha salido victorioso por situaciones igual o más complicadas. “En este deporte las cosas cambian muy rápido”, recalca. 

Entre los actores secundarios dispuestos también a ganarse un papel más importante van a estar Stefanos Tsitsipas, pendiente de sus problemas en el codo operado al final de la pasada temporada y el Mateo Berrettini, los dos ya finalistas de un Grand Slam en 2021, el griego en Roland Garros y el italiano en Wimbledon. En esa lista también debe contarse con el ruso Andrey Rublev o los canadienses Felix Auger-Aliassime y Denis Shapovalov, campeones de la ATP Cup celebrada hace dos semanas en Sydney.