Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: Flotats, 26 años después que TV3 le censurase

Josep María Flotats en ‘Col.lapse’.

Josep María Flotats en ‘Col.lapse’. / TV3

Ferran Monegal

Ferran Monegal

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Vuelve Josep María Flotats a Barcelona, al Romea, con la obra ‘Voltaire/Rousseau, la disputa’, 26 años después de que un ‘conseller del pujolisme’, Joan María Pujals, le amenazase. Y Ricard Ustrell le ha hecho una entrevista en ‘Col.lapse’ (TV3). Lo celebro. Aunque el relato de lo que sucedió de verdad con esta amenaza y cese de Flotats en la propia TV3, se ha evitado. Siguen su tendencia habitual: nuestras vergüenzas se tapan.

Ustrell le preguntó por cómo fue amenazado por el conseller de cultura Pujals (años 1997-98), culminando con la dimisión de Flotats como director del Teatre Nacional de Catalunya, que el propio Flotats habia fundado. El conseller quería interferir en la programación, ‘potinejar’ como decimos en catalán, y en castellano ‘emporcar’. Decía Flotats: «Amenazante, se presentó con las obras completas de Guimerá para que elijiese una para abrir la temporada. ¡Hasta ahí podríamos llegar!». Estoy con Flotats, se empieza con Guimerà y se acaba con PitarraUstrell le preguntaba por el papel del president Jordi Pujol ante estas amenazas. Flotats contestó: «Nada. No dijo nada». Y el entrevistador remató recordando: «El director de TV3 evitó que la noticia abriese el ‘Telenotícies’ y Carles Francino decidió no presentarlo». Y concluyó: «¡Es va convertir en una causa política!». Hombre, lo que se convirtó es en un bochorno para TV3. La historia televisiva, verídica, de lo que sucedió es un poco diferente. Aquí se la conté hace exactamente 26 años atrás. El entonces director de TV3 (Lluís Oliva) no solo prohibió abrir el ‘TN’ con la noticia. Ordenó que no se emitiera ni una sola declaración de Flotats, y que su cese fuese despachado brevemente, tipo ‘flash’. Francino en su calidad de editor, además de presentador, había preparado una información acorde con la relevancia del caso, y a la vista de la censura, no presentó esa noche el ‘TN’.

Ha sido una lástima no explicar bien lo sucedido. Sobre todo también porque el entonces llamado ‘Comite profesional de TV3’ emitió una nota pública en la que señalaba su «Preocupación por la actitud de la dirección de TV3 imponiendo criterios de conveniencia política por encima de los estrictamente periodísticos». Creo que es la primera vez que TV3 señala la sumisión política del equipo directivo. Una protesta que vista ahora, 26 años después, adquiere perfiles de heroicidad.