Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: La confederación de las republiquillas ridículas

monegal

monegal

Ferran Monegal

Ferran Monegal

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Ha sido invitado de nuevo el expresidente José María Aznar a ‘Un café con Susanna Griso’ (A-3 TV). Con ese estado de alarma y sobresalto permanente que le caracteriza ha diagnosticado que España puede desaparecer como nación, transformada en «una confederación de republiquillas ridículas». ¡Ah! Se palpaba la consternación en aquel plató de ‘Espejo público’.

Hombre, si se le quita el diminutivo, y se suprime el adjetivo despreciativo, queda Confederación de Repúblicas. Según como se encajen, tampoco es el apocalipsis. Podría debatirse. Comenzando por analizar la Confederación Helvética, que es una jefatura de Estado colegiada entre ocho. No les va mal este sistema a los suizos. Se le podría haber preguntado a Aznar qué opina. Desde el punto de vista estrictamente televisivo estos ‘Cafés con Susanna’ dibujan últimamente un cromatismo político unidireccional, podríamos decir. Como plataforma de visibilización es muy analizable. Anotemos solo los últimas criaturas invitadas a café.

El anterior a Aznar fue Feijóo, líder del actual PP; el anterior, Nicolás Redondo Terreros, expulsado del PSOE en septiembre; la anterior fue Isabel Díaz Ayuso, lideresa del PP de Madrid y presidenta de aquella comunidad; el anterior Felipe González, el expresidente socialista que abomina del actual Gobierno socialista.... No sigo, porque me quedaría sin columna. Estos invitados tienen una característica común: su aversión a Sánchez. O sea, estos ‘cafés con...’ son nítidos y no engañan: siguen una línea editorial clarísima. Ha faltado un café con Emiliano García Page, eso sí, el presidente socialista de Castilla La Mancha y a la vez díscolo disidente de Pedro Sánchez, de su amnistía y de sus pactos políticos. 

García Page no ha estado porque se les ha adelantado Gonzo (‘Salvados’, La Sexta). No es grave. Todo queda en el mismo imperio. Gonzo lo que ha hecho con este político ha sido distinto: lo ha enfrentado a socialistas que están con Sánchez y no con él. Un joven le soltó: «Usted de donde rasca los votos es de la derecha». No se inmutó Page. Quizá rabiaba por dentro, o quién sabe, quizá tuvo una alegría. Al final le regaló a Gonzo un titular que ha tenido mucho éxito. Page confesó que si hubiera estado en el Congreso, habría abandonado su acta de diputado para no votar a Sánchez en su investidura. Hay que invitarle a ‘un café’ enseguida.