Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: Bosé, la muerte de sus padres y la muerte de sus perros

Miguel Bosé, entrevistado en Telecinco

Miguel Bosé, entrevistado en Telecinco

Ferran Monegal

Ferran Monegal

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Este año 2023 está siendo prodigioso para la ‘imagen’ de Miguel Bosé. Si el 2021 fue nefasto para él, por su furioso apostolado contra las vacunas y su negacionismo del covid, ahora recupera el atractivo como ídolo. Un ídolo no solo en el arte musical.

El interés de la tele consiste en resaltarlo como epicentro de la complicada vida entre su madre y su padre. A primeros de año, La 1 de TVE le recuperó para el concurso ‘Cover night’. Hacía allí lo que sabe hacer muy bien: analizar música, cantarla, y valorar a otros cantantes. Pero la audiencia conseguida fue decepcionante: de media, un 6,9% de cuota de pantalla. Luego vino una entrevista en ‘El hormiguero’, y una autobiografía audiovisual, hablando de sí mismo, en Movistar+ (‘Bosé renacido’).

Ahora Tele 5 acaba de estrenar en abierto la serie ficcionada, ‘Bosé’, que ya lanzó hace unos meses la plataforma de pago SkyShowtime. Es una producción muy cuidada. Tres actores le interpretan: de niño, de joven cuando decide ser cantante, y de artista ya consagrado. La recreación de su debut, casi adolescente todavía, en Florida Park, en el programa de José María Iñigo ‘Esta noche fiesta’ (TVE, 1977) ha sido una enternecedora filigrana. Allí, además de conseguir reunir a sus padres –la relación estaba rota y no se hablaban– estaban Raffaella Carrá, la escritora Gloria Fuertes y la bailaora y actriz La Polaca.

Después de emitir el primer capítulo, Tele 5 hizo lo que suele hacer en estos casos: montar una tertulia, y muchas imágenes de archivo, y llenar hasta la madrugada. Es un sistema que sale muy barato. Lo interesante de este relleno fue la entrevista que le hizo Joaquín Prat a Miguel Bosé. Fue troceada, interrumpida constantemente, para meter golpes videográficos ‘excitantes’. Es perverso despedazar una conversación que va seguida, y que tiene sus ritmo y su clima particular. Pero eso en la tele ya es habitual. No hacía falta. Bosé dio material suficiente para colmar la excitación buscada. Cuando se le preguntó por la muerte de su padre, y luego de su madre, contestó: «Fue como un vacío que no te deja respirar. Igual que con la muerte de mis perros. Igual». ¡Ah! Ahí tenemos tema para otra larga sesión televisada, siguiendo aquella famosa frase que unos atribuyen a Diógenes Laercio, otros a Carlomagno, a Bernard Shaw y a lord Byron: «Cuanto más conozco a las personas, más quiero a mi perro».