Tú y yo somos tres

La crítica de Monegal: Trias acelera, con Mas y ‘La Puta i la Ramoneta’

Trias rumbo a la alcaldía (‘Polònia’, TV-3)

Trias rumbo a la alcaldía (‘Polònia’, TV-3) / TV-3

Ferran Monegal

Ferran Monegal

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

En ‘Polònia’ han rubricado el gran éxito que tuvieron en ‘Està passant’ la semana pasada, y sacaron una batería de iconos religiosos: La Virgen del Rocío, La Moreneta, el Dalai Lama, y un imán del islamismo fundamentalista, aunque con Mahoma no se atrevieron. Fue una celebración muy vistosa. Estaban contentos.

Este ‘sketch’ fue el fin de fiesta de este gran suceso que tuvieron con la parodia de La Blanca Paloma, y con el que acapararon la atención de todo el telehipódromo nacional, incluida la radiofonía y los periódicos. Que se hayan producido protestas, y hasta ridículas e inútiles querellas, ha aumentado su satisfacción. Cerrado pues este gran evento, a mi me ha interesado más, de este ‘Polònia’ del jueves, la nueva parodia que le hicieron a Xavier Trias. Lo sacaron acompañado de su ‘hooligan’ Artur Mas, montados en un descapotable de lujo, conducido por las dos almas clásicas de Convergència: ‘La Puta i la Ramoneta’. Gritaba Trias al viento: «Soy un pragmático, ¡un convergente!». Y el vehículo puso rumbo a toda mecha seguramente hacia la alcaldía de Barcelona. ¡Ah! Me parece relevante este protagonismo de Trias en ‘Polònia’ últimamente. El 19 de enero, sin ir más lejos, lo sacaron en Waterloo, con Puigdemont exigiéndole que no escondiera en su campaña las siglas ‘Junts’. El 16 de febrero con Laura Borràs, suplicándole ella que se manifestase a su favor. El 2 de marzo llevándoles pastelitos a los jueces para que retrasasen la sentencia de Borràs hasta después de las elecciones. El 30 de marzo con una monja que había encontrado a las puertas del convento una criatura abandonada: la bandera ‘estelada’ de la independencia. Y ahora, este 13 de abril, Trias a toda pastilla, con Mas y ‘La Puta i La Ramoneta’. A otro alcaldable, Jaume Collboni por ejemplo, la última vez que le vi en ‘Polònia’ –si no me fallan los apuntes– fue el 26 de enero: lo sacaron fugazmente, con Ada Colau, discutiendo.

¡Ah! Para un político, y más en campaña electoral, que la tele le dedique parodias es una bendición. Aunque le hagan la burla, es una promoción estupenda. Recuerdo que al poco de comenzar ‘Polònia’, hace 17 años atrás, los asesores de imagen de los líderes de entonces pedían, y hasta exigían, que ‘Polònia’ hiciera la parodia a sus clientes. No temían que se les ridiculizase. Lo que temen, y les espanta, es la invisibilidad. El silencio.