Vidas paralelas

Así es Sara Ramírez, la actriz 'queer' con el personaje más controvertido de 'And just like that'

El papel de la jefa de Carrie en la secuela de 'Sexo en Nueva York' ha generado muchos amores y odios

Sara Ramírez

Sara Ramírez / Instagram

Marisa de Dios

Marisa de Dios

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

'And just like that', la secuela de 'Sexo en Nueva York', acaba de concluir su primera temporada sin tener todavía su continuidad asegurada en HBO Max, aunque parece que Carrie (Sarah Jessica Parker), Miranda (Cynthia Nixon) y Charlotte (Kristin Davis) tienen mucho más que contar. Había bastante expectación por comprobar cómo había sentado el paso del tiempo a estas tres neoyorquinas que rompieron esquemas en la televisión de los años 90, pero aun así la serie ha incorporado a otro personaje que ha dado mucho más que hablar que las propias protagonistas (obviando, eso sí, la polémica en torno a las denuncias por acoso de Chris Noth): Che Díaz, la jefa no binaria de Carrie que ha puesto patas arribas la vida de la organizada Miranda.

Interpretado por Sara Ramírez, actriz 'queer' nacida en Sinaloa (México) en 1975 pero criada desde los ocho años en EEUU, el personaje ha sido el mayor exponente de la diversidad sexual y de género con la que los guionistas de 'And just like that' han querido aderezar todas sus tramas. Una apuesta por la total inclusión que, sin embargo, algunos han considerado demasiado forzada en una serie en la que las amistades femeninas con más peso que entablaban Carrie, Miranda y Charlotte eran con personajes de diferentes etnias a los que han dado vida actrices negras (Karen Pittman, Nicole Ari Parker), indias (Sarita Choudhury) e hispanas (Ramírez).

El papel de Che introducía, además, el concepto de persona no binaria y ha suscitado tantos amores como odios. "Es un revoltijo de rasgos que sirven a propósito para la trama" y "el peor personaje de la televisión", han llegado a escribir sobre él en la prensa estadounidense. Ramírez no ha dudado en salir a defenderlo: "Estoy muy orgulloso de la representación que hemos creado. Hemos construido un personaje que es un ser humano, que es imperfecto, que es complejo, que no está aquí para agradar, que no está aquí para la aprobación de nadie. Están aquí para ser ellos mismos", ha afirmado a 'The New York Times'.

Callie en 'Anatomía de Grey'

No es su primer papel televisivo que ha generado cierto revuelo, ya que el que le tocó en la longeva 'Anatomía de Grey', el de de la cirujana Callie Torres, también dejó su huella: después de dos temporadas, inició una relación con otra doctora y poco después acabó declarándose bisexual, un camino parecido al de Ramírez, que salió del armario públicamente en 2016. "Soy una mujer, multirracial, de color, bisexual, mexicana-irlandesa americana, inmigrante, criada en una familia profundamente católica", proclamó en una convención LGTBI.

Cuatro años después, detalló que no se siente cómoda con las etiquetas de "hombre" o "mujer", aunque eso, más que coartarle, le abre más posibilidades. "En mí está la capacidad de ser un chico femenino, una chica masculina, un chico masculino y una chica femenina. Todos y ninguno. Soy no binaria", confesó en un post que se hizo viral y que llamó la atención de Michael Patrick King, productor de 'And just like that'.

Miedos por su carrera

Ramírez, que llegó a casarse con un analista de negocios con el que estuvo nueve años, asegura sin embargo que no se reconoce en Che. Pero sí que hay similitudes en la forma en la que abordaron su identidad de género con su entorno más cercano. En 'And just like that' comenta que se declaró no binaria mientras su familia estaba viendo un evento deportivo en la tele y en la vida real lo vivió de la misma forma, aunque en aquella ocasión lo que aparecía en pantalla era una película de Harry Potter.

La seguridad y naturalidad con las que vive ahora su realidad las ido adquiriendo con el tiempo, ya que hace unos años explicó a la revista 'People' los miedos que le invadieron por el impacto negativo que podría tener en su carrera haberse declarado 'queer'. "Tenía miedo a la discriminación a la que podía enfrentarme... Y no solo fuera de Hollywood, sino también dentro", confesó este referente LGTBI que ha logrado eclipsar hasta a las actrices originales de 'Sexo en Nueva York'.