TÚ Y YO SOMOS TRES

Del periodismo a la política: un saltito

Parodia de Budó, Vergés y Argimon (TV-3)

Parodia de Budó, Vergés y Argimon (TV-3)

Se lee en minutos
Te puede interesar

En 'Polònia' (TV-3) le han dado una vuelta de tuerca sarcástica y humorística a las apariciones de Meritxell Budó, Alba Vergés y Josep María Argimon, cuando salen en la tele a comunicarnos los galimatías de las nuevas restricciones, porque en efecto siempre consiguen que nos hagamos un lío. Y para acentuar la patafísica de sus mensajes los sacaron vestidos exactamente igual que Lídia Heredia, Helena García Melero y Cristina Puig cuando aparecieron la noche de fin de año en lo alto del Tibidabo en plan tres campanillas, inaugurando el 2021. Hombre, casi nunca he usado en esta columna la vestimenta, o el aspecto físico, como argumento de crítica. Pero hay que reconocer que a estas tres campanillas del fin de año de TV-3 les propinaron un golpe indumentario que parecía diseñado por su peor enemigo. Y ellas no obstante lo soportaron y asumieron con alegría. Es resaltable este heroísmo. En el análisis televisivo lo importante es lo que haces y lo que dices, vayas como vayas vestido. El otro día en 'Tot es mou', por ejemplo, Helena García Melero conectó en dúplex con Anna Grau, que acaba de fichar como número dos de C’s Catalunya. Le preguntaba con mucho retintín: «¿Ya te lo has pensado bien eso de dar el salto del periodismo a la política?», y añadía «Ay! No sé si la tengo que tratar de usted, porque ahora ya es una política». ¡Ah! Interesantes preguntas. Permiten una analítica. Sobre eso de «dar el salto del periodismo a la política», desde mi punto de vista es preferible abrazar públicamente una militancia, una obediencia, una sumisión a un partido, que seguir como hacen algunos y algunas: ser instrumentos de 'agit prop' al servicio de una fe, religión o ideología política, y seguir camuflados, disfrazados de periodistas. Viene al hilo ahora aquello que comentó con acierto Carlos Franganillo, en el Canal 24 horas, sobre Trump y sus vandálicos 'hooligans' rompiendo cámaras de TV para evitar la información: «Se trata de que nadie distinga entre periodistas y activistas». Efectivamente. En eso están algunos. De allá y de aquí.

 En cuanto a la duda de si tenía que llamarla de usted porque era política, sería interesante que la propia García Melero nos contase si tuteaba o llamaba de usted a Puigdemont en aquellas jornadas tan amigables, aquellas gloriosas paellas de arroz que se zampaban en casa Rahola en Cadaqués, todos juntitos.