Ir a contenido

TÚ Y YO SOMOS TRES

Las estrellitas del frontis de la Pedroche

Ferran Monegal

Cristina Pedroche (’Retratos con alma’, TVE-1).  / La 1

Se ha quejado amargamente Cristina Pedroche (Retratos con alma, TVE-1) que cuando está en la playa con su pareja, en toplés, y se hacen unos selfis y los cuelgan en la red, «yo tengo que dibujar dos estrellitas en mis pezones, mientras que él no. Él puede subir sus pezones a la red, tranquilamente». Y añadió: «Mi cuerpo es mío y puedo hacer con él lo que quiera». ¡Ah! Tiene toda la razón. Esta conversación que ha mantenido Cristina con Isabel Gemio ha sido luminosa. La primera parte, reivindicando el derecho a su cuerpo, el mismo derecho que tienen los hombres al suyo, es impecable. Nadie puede obligar a nadie a ponerse estrellitas en el frontis. Pero Isabel Gemio, que es lista, abordó luego un tema más espinoso. Le preguntó  por las colosales transparencias que exhibe en las campanadas de fin de año en la tele. Le dijo: «Desde el feminismo te cuestionan. Tu discurso reivindicativo no se corresponde con el exhibicionismo que practicas en Nochevieja. No todas las presentadoras salen como tú, casi sin ropa». Y después de recordar con admiración que a Cristina la siguen más de 5 millones en la red, y que su popularidad es inmensa porque el 96% de españoles la conocen, añadió Isabel, suavemente: «Si salieras tapada hasta el cuello, ¿crees que tendrías tanto éxito?».

¡Ahh! Fue un encuentro estupendo. Dos señoras, frente a frente, que comenzaron hablando de las dichosas estrellitas del frontis y acabaron con un tema más profundo, trascendente, y enormemente paradójico: la contradicción de quien detenta un hermoso discurso reivindicativo y feminista y a la vez basa su triunfo, su éxito, en salir transparentada enseñando el body en Nochevieja.

Le ha salido a TVE-1 una jornada televisiva redonda. Comenzó con la valiosa serie La otra mirada y acabó con la extraordinaria película que dirigió Laura Mañá en 2010: Clara Campoamor, la mujer olvidada. Una noche temática que debería pasarse en las escuelas. Si hoy preguntásemos a nuestros estudiantes ¿quién fue Clara Campoamor, quién fue Victoria Kent?, por ejemplo, me temo que habría un silencio general sobrecogedor. Y a todo esto, ¿quien acabará mandando en TVE ahora que todo son componendas y transacciones? ¿Hacia dónde la llevaran los intereses, tanto de algún político como de algún destacado productor que espera obtener tajada gorda? Atentos.