Ir a contenido

por "injurias y calumnias"

Los Franco denuncian al programa 'En el punto de mira'

La familia del dictador se querella contra representantes de Mediaset y los entrevistados en el reportaje

El Periódico

El valle de los Caídos.

El valle de los Caídos. / JOSÉ LUIS ROCA

La familia Franco ha denunciado ante el juzgado de primera instancia número 44 de Madrid por injurias y calumnias a periodistas e investigadores que formaron parte de un reportaje en el programa 'En el punto de mira', emitido el 23 de julio de 2018 bajo el título 'La herencia de los Franco'.

En concreto, los parientes del dictador, según han informado fuentes jurídicas a Efe, se querellan contra el representante legal de Mediaset, el director de programación de la cadena Cuatro, los directivos del espacio y la práctica totalidad de los reporteros y colaboradores presentes (como es el caso de Jimmy Giménez Arnau) e investigadores a los que entrevistaron.

En este último supuesto entran Mariano Sánchez Soler, autor de 'Los Franco S.A', y Carlos Babío, que firma 'Meirás: un pazo, un caudillo, un expolio'.

La herencia y los negocios

Este último, que concurrirá en las listas del BNG en las locales del próximo 26 de mayo, ha indicado a Efe que no está en absoluto nervioso y que esta acción es un "insulto", el "colmo absoluto" y que si bien el programa citado "no pasará a los anales de la historia" por su rigor, lo que no se puede hacer es, a su entender, negar la mayor y pretender hacer ver que con esa residencia señorial ubicada en Sada (A Coruña) no hubo un saqueo.

Cuatro expuso en el reportaje de 'En el punto de mira' que pretendía dar a conocer el mundo de los Franco, su herencia y los negocios en los que habrían invertido el dinero, así como los métodos utilizados para llegar a poseer un patrimonio con un valor que ascendería a 500 millones de euros.

La vicepresidenta de la Diputación de A Coruña, Goretti Sanmartín, ha mostrado este miércoles su apoyo en declaraciones a la prensa a Carlos Babío y ha considerado que los herederos están "acorralados" y por eso actúan "como haría su abuelo", puesto que a la vía judicial han llegado sus nietos.