Pérdidas millonarias

Twitter sufre una fuga masiva de anunciantes mientras Elon Musk confirma que despedirá a la mitad de su plantilla

Elon Musk, en un acto en Los Ángeles (California, EEUU), el pasado junio.

Elon Musk, en un acto en Los Ángeles (California, EEUU), el pasado junio. / MIKE BLAKE (REUTERS)

2
Se lee en minutos
Lola Gutiérrez

El anuncio de que Elon Musk, el nuevo dueño de Twitter, tiene la intención de recortar al 50% la plantilla de 7.500 trabajadores repartida por todo el mundo le está costando caro a la red social del pajarito.

Mientras miles de empleados de Estados UnidosEuropa y Asia están recibiendo las cartas de despido a través de su correo electrónico personal, los anunciantes continúan con su fuga masiva. De nada ha servido que Musk haya dicho que pierde cuatro millones de dólares diarios (casi 4 millones siete mil euros) para explicar que se ha visto obligado a tomar la drástica decisión de despedir a la mitad de la plantilla.

Caída drástica de ingresos

En la mañana de este viernes, Musk ya había dicho que la compañía había tenido una drástica caída de ingresos, que ha atribuido a la fuga masiva de anunciantes por culpa de "grupos de activistas" que supuestamente presionan a las empresas para retirar la publicidad, informa Efe.

En otro tuit, Musk se refirió a las políticas de moderación de contenidos, que según él "siguen absolutamente sin cambios", y añadió que "contrariamente a lo que podéis leer en la prensa, de hecho hemos visto en ciertos momentos de la semana que disminuyeron los discursos de odio por debajo de nuestras normas anteriores".

Musk había enlazado en un tuit anterior al contenido del responsable de la sección de seguridad de Twitter (Trust and Safety), Yoel Roth, quien dijo que su equipo dedicado a la "línea de frente de la moderación" era el que menos recortes había sufrido.

Empresas a la fuga

Pero de nada han servido estas declaraciones, ni que el propio Musk escribiera una carta a los anunciantes y se desplazara en persona a Nueva York para hablar con ellos, en un intento desesperado del magnate de rebajar la tensión: compañías como L'Oreal, General Motors, General Mills, Audi, Volkswagen o Pfizer han suspendido su publicidad en Twitter hasta ver más claro hacia dónde se dirige la compañía en la cuestión de los contenidos.

Noticias relacionadas

Por si fuera poco, el anuncio de Musk de que pretende cobrar cerca de 8 euros al mes -un precio que Musk rebajó tras regatear con Stephen King en Twitter- a las personas que tengan o quieran tener perfiles verificados (una extensión del servicio llamado Twitter Blue o Azul) tampoco ha sentado nada bien a la comunidad tuitera, que en realidad es el alma de la red social.

Las cuentas verificadas generan casi el 90% de los mensajes que se consumen a diario en al red social y consideran que el hecho de pretender cobrar por esa verificación facilitará el spam.