Internamiento en un psiquiátrico penitenciario

Noelia de Mingo, condenada a 33 años por acuchillar a dos mujeres en Madrid

La doctora ha reconocido los hechos y se ha conformado con la sentencia: 15 años por cada tentativa de asesinato y 3 años por un delito de atentado

No podrá acercarse a las víctimas ni regresar a El Molar (Madrid), donde ocurrieron los hechos 

Noelia de Mingo, condenada a 33 años por acuchillar a dos mujeres en Madrid

EFE

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

"Sí, estoy conforme". Noelia de Mingo, la doctora que mató a tres personas en la Fundación Jiménez Díaz en 2003, ha reconocido que en septiembre de 2021 intentó apuñalar a dos empleadas de un supermercado de su pueblo, El Molar (Madrid), donde vivía tras quedar en libertad en 2017, y ha aceptado un condena de 33 años de internamiento en centro psiquiátrico penitenciario.

De Mingo llegaba minutos antes de las 10:00 horas a la Audiencia Provincial de Madrid, trasladada desde el centro psiquiátrico de Fontcalent, en Alicante, donde ingresó tras la agresión múltiple. Engrilletada, este lunes, volvía a sentarse en el banquillo de los acusados. Estaba previsto que el juicio durara tres jornadas, pero a las 13:20 horas la doctora ha reconocido los hechos y ha formalizado un acuerdo.

El Tribunal, a la vista del reconocimiento de los hechos que ha manifestado la acusada, y del escrito de conformidad alcanzado entre la partes (Acusación Particular, Fiscalía y la propia de defensa de la doctora) ha dictado sentencia in voce: Noelia de Mingo es autora de dos delitos de asesinato en grado de tentativa y de un delito de atentado, concurriendo la circunstancia de eximente completa de anomalía psíquica. Por cada delito de asesinato en grado de tentativa procede el cumplimiento de 15 años de internamiento con tratamiento médico en centro psiquiátrico penitenciario. Por atentado, cumplirá 3 años y un día de tratamiento médico en el citado centro. 

Noelia de Mingo llega a la Audiencia Provincial para asistir al juicio por agredir a dos empleadas de un supermercado

T. Morillo

"Esta es la segunda ocasión en la que Noelia de Mingo intenta matar y creo que no podemos dar oportunidad a que haya una tercera"

Uno de los abogados de las víctimas

Los hechos por los que ahora se juzgaba a Noelia de Mingo se remontan al 20 de septiembre de 2021. A las 11.30 horas, la acusada, diagnósticada de esquizofrenia, entró en un supermercado de El Molar y asestó una puñalada en el abdomen a la cajera "con la intención de acabar con su vida", según el escrito de la Fiscalía. Inmediatamente después, forcejeó con un cliente y se dirigió hacia otra empleada que cayó al suelo al tratar de huir. Le asestó dos puñaladas en la espalda.

Los abogados de la acusación particular que representan a las dos víctimas, Carlos Sardinero y Antonio Lozano, se han mostrado satisfechos con el acuerdo judicial. "Hemos alcanzado el máximo que se puede alcanzar en un centro psiquiátrico penitenciario".

"Nuestro primer objetivo era ese", apunta Sardinero, abogado de la primera víctima, la cajera del supermercado a la que atacó Noelia de Mingo y a la que le provocó las heridas más graves. “Queríamos que estuviera en un centro psiquiátrico penitenciario el mayor tiempo posible como medida de seguridad".

Antes del acuerdo, el mismo letrado anticipaba que el único pacto viable pasaba por una larga duración en el internamiento de la doctora. "Ya sabemos de la peligrosidad de Noelia, no es la primera vez que comete unos hechos tan sumamente graves. En la Fundación Jiménez Díaz, en el año 2003, apuñaló a numerosas personas, tres fallecieron, y cuatro resultaron con lesiones gravísimas. Esta es la segunda ocasión y creo que no podemos dar oportunidad a que haya una tercera. Ya sea mediante prisión o medida en centro psiquiátrico, tiene que ser una medida muy prolongada y severa, para evitar riesgos al resto de personas”.

"Creemos que se ha hecho justicia", apunta Lozano, abogado de la segunda víctima. "Creemos que el acuerdo ha sido un éxito".

De Mingo tiene, además, prohibición de acercarse a menos de 500 metros de la víctimas y/o comunicarse con ellas en un plazo de cinco años por cada delito, y la prohibición de entrada a El Molar por el mismo tiempo. Igualmente deberá indemnizar con 110.000 euros a la primera víctima (a abonar 90 mil antes del 31 de diciembre) y el resto antes de finalizar 2024; y 50.000 euros por la segunda víctima (37.000 antes de que finalice el año).

"No quiero añadir nada", contestó De Mingo preguntada en la sala. La sentencia es firme.

Noelia de Mingo mató a tres personas e hirió a otras cuatro en la Fundación Jiménez Díaz donde trabajaba en Madrid en el año 2003. Diagnosticada de esquizofrenia paranoide, fue condenada a 25 años de internamiento y recuperó la libertad en 2017. Cuatro años después, fue a un supermercado de la localidad madrileña de El Molar con un cuchillo y le asestó una puñalada en la parte izquierda del abdomen a la cajera del establecimiento. Otra trabajadora fue su segunda víctima. Intentó huir hacia la calle, pero cayó al suelo y fue entonces cuando recibió dos puñaladas en la espalda.