Piden colaboración ciudadana

España busca al "Messi del hachís", uno de los fugitivos peligrosos de la UE

Este fugitivo se encuentra entre los "más buscados" y está buscado por "ser el presunto líder de una organización internacional dedicada al tráfico de grandes cantidades de drogas ilícitas"

España busca al "Messi del hachís", uno de los fugitivos peligrosos de la UE
1
Se lee en minutos
EFE

Las autoridades españolas buscan al marroquí Abdellah El Haj Sadek El Menbri, conocido como el "Messi del hachís", que ha engrosado la lista de los fugitivos peligrosos más buscados de la Unión Europea (UE).

Abdellah El Haj Sadek El Menbri figura en la campaña "Más Buscados" de la UE, con la que la Red Europea de Equipos de Búsqueda Activa de Fugitivos, apoyada por Europol, pide la colaboración ciudadana para tratar de detener a más de cincuenta "jefes" de grupos de delincuencia organizada, entre ellos cinco reclamados por España, de los cuales tres son considerados "peligrosos".

Uno de ellos es este marroquí de 38 años buscado "por ser el presunto líder de una organización internacional dedicada al tráfico de grandes cantidades de drogas ilícitas y al lavado de dinero, así como a la tenencia de armas de fuego" y "actualmente" considerado "el jefe de las mayores organizaciones de traficantes de hachís en España", en la zona del Campo de Gibraltar.

Según la Policía española, su organización está "especializada en introducir hachís del norte de Marruecos a España, principalmente mediante embarcaciones fuertes y de alta velocidad".

El "Messi del hachís" se fugó por última vez en marzo de 2019, cuando publicó una carta para anunciar su intención de desaparecer por "la enorme presión policial" a la que, decía, estaba sometido en el Campo de Gibraltar -zona situada en la provincia española de Cádiz- y que le resulta "insoportable".

Llevaba al menos dos días sin comparecer ante el juzgado, tal y como debía hacer diariamente.

Noticias relacionadas

Esa fue una de las condiciones, junto con el pago de una fianza de 80.000 euros, por las que este marroquí había quedado en libertad provisional, a la espera de ser juzgado, tras entregarse a las autoridades españolas en noviembre de 2017.

Su detención se produjo cuando, tras pasar un tiempo huido en Marruecos, volvió a España para entregarse voluntariamente, con un polémico pacto con la Fiscalía española que le permitió quedar en libertad provisional a la espera de juicio.