Acusada de estafa

La criptosecta deja Badalona con asistentes eufóricos y sin disipar ninguna sospecha

  • Miles de jóvenes de todo el mundo asisten entusiasmados al pabellón del Joventut para recibir los cursos de inversión en internet impartidos por mentores que parecen estrellas de rock

Así ha sido el congreso internacional de la IM Mastery Academy de Badalona.

4
Se lee en minutos
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

"¿Alguna vez has sentido que estabas llamado a ser más?". Con esta sugerente frase, IM Academy –'Yo soy academia, en su traducción literal al castellano– ha desembarcado este fin de semana en Badalona atrayendo a miles de jóvenes procedentes de Europa y América. La pista de básquet del Club Joventut Badalona se ha convertido en un escenario por el que han desfilado supuestos maestros de la inversión en bolsa o de la gestión con criptomonedas. Armados con pinganillos, bajo iluminación de estrellas de rock, entre música atronadora y ante un público entregado, que celebraba sus consejos como si la ‘penya’ acabara de meter un triple en el último segundo.

Conocida popularmente como ‘criptosecta’, la IM Academy no ha facilitado acreditaciones a la prensa local ni ha avisado por correo electrónico a los periodistas buscando su atención. Ha hecho lo contrario: pedir a los asistentes que no hablen con la prensa, y la mayoría ha cumplido con el encargo, mostrándose recelosos con los periodistas por el trato que han dispensado al evento en sus respectivos medios, una versión que consideran hostil. La Policía Nacional arrestó hace pocas semanas a ocho miembros españoles de esta organización. El cuerpo estatal los investiga por estafa y avisa que la estructura usa técnicas propias "de organizaciones sectarias".

Asistentes muy jóvenes

La IM Academy ha llegado a Badalona alquilando el pabellón del Club Joventut Badalona, sin explicar qué iban a hacer con las instalaciones municipales y refractarios a las sospechas que arrastran. "La gente tiene miedo de lo que desconoce", repiten los jóvenes que acceden a hablar con EL PERIÓDICO cuando faltaban pocas horas para que finalice el congreso internacional. A su salida se mostraban eufóricos, ajenos al revuelo que ha levantado su visita durante todo el fin de semana.

"La mayoría somos jóvenes de clase media o baja", explica Martina, que ha venido desde Córdoba (Argentina) junto a una amiga y asegura que hace tres años que forma parte de IM Academy y que gracias a su formación ha logrado la "libertad financiera". Eso es lo que vende esta organización de matriz americana a jóvenes de todo el plantea que comparten la sensación de vivir entre horizontes económicos no muy halagüeños. "Mis amigos no han podido salir de Córdoba, trabajan en oficios como el de taxista, y no ganan más de 150 dólares. Me ven a mí, que hago cosas como viajar hasta España para venir a este congreso, y me dicen que he hecho bien”, explica la acompañante de Martina, argentina como ella. "A nosotros nos ha funcionado pero habrá gente a la que no", se defienden.

Congreso internacional

No ha sido un encuentro más. El de Badalona tenía carácter internacional. Han venido de Suiza, de Alemania, de Portugal, de Francia, de Italia, de Inglaterra, de Argentina o de Estados Unidos. Y del resto de España. Este domingo al mediodía, un grupo de franceses salía radiante de la sesión matinal. "Nos han enseñado ‘mindset’". Interrogados sin descanso acerca de qué significa eso exactamente, han intentado contar que han recibido discursos "motivacionales" de crecimiento personal.

"Aquí te enseñan a invertir en bolsa, en moneda extranjera o en criptomonedas. Pero lo más importante es el mindset", detalla Francisca, que ronda la treintena y parece mayor que el resto de asistentes, que superan por poco los veinte años. "Aprendes a no ser emocional para tomar las decisiones financieras correctas", insiste, convencida.

Hay vídeos en Youtube. En uno de ellos, un presentador venezolano sintetiza el propósito de la organización con las siguientes palabras: "Generar ingresos de manera inteligente simplemente con la conexión a internet y un dispositivo móvil". Remarca en su ponencia que cuentan con 270.000 estudiantes y que la academia está "reconocida en 80 países distintos” y cuenta con inversores profesionales que transmiten el conocimiento necesario. A estos mentores se refiere como “líderes”.

“Información básica que está en la red”

Isabel, una mujer que pide un nombre falso, ha viajado hasta Barcelona y ha pagado los casi 300 euros que cuesta la inscripción. Tiene más experiencia laboral que la media y cuenta con una dilatada formación universitaria. Para ella ha sido una experiencia muy decepcionante. Aunque subraya que no ha visto nada que sea denunciable, explica que no ha aprendido cosas que no supiera ya o que no pueda encontrar en internet. La formación que proporcionan no revela ninguna fórmula mágica para ganar dinero invirtiendo en la red, razona.

Noticias relacionadas

Isabel no es miembro de la IM Academy y no lo va a ser. Cree que ese era sobre todo el propósito de este congreso de Badalona: "Hacer una fiesta para mantenerlos motivados, para fortalecer la sensación de pertenecer a esta comunidad y convencerlos de que sigan contratando sus cursos de educación por internet”, explica Isabel. “No creo que fuercen a nadie a hacer nada que no quiera y creo que pueden dejarlo cuando quieran”, matiza en sentido contrario, sobre si debe o no ser considerada una secta.

Malestar municipal

El Ayuntamiento de Badalona ha mostrado su disconformidad con la celebración del evento. Y Aïda Llauradó, de En Comú Podem, socio del gobierno municipal, explica que tras lo ocurrido con este congreso no deseado en la ciudad van a revisar las condiciones de cesión de este pabellón al club de baloncesto. Hasta la fecha el Joventut había alquilado el espacio para conciertos o actividades parecidas. Pero la IM Academy ha dejado al descubierto que el consistorio quizá también deba opinar acerca de quién pisa la pista del equipo de la ciudad.