Club de Educación y Crianza

Anna Salvia, psicóloga: "La educación sexual de tu hijo debe empezar a los 0 años"

La autora de 'La regla mola' y 'El semen mola' publica ahora 'El porno NO mola', un didáctico manual para evitar que la pornografía se convierta en el educador sexual de niños y niñas

Lee las últimas informaciones del Club de Educación y Crianza de El Periódico

Anna Salvia, psicóloga y coautora de 'El porno no mola'

Anna Salvia, psicóloga y coautora de 'El porno no mola' / Montena

Olga Pereda

Olga Pereda

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Psicóloga especializada en educación sexual, Anna Salvia acaba de publicar, junto a la ilustradora Cristina Torrón, 'El porno NO mola' (editorial Montena), un didáctico manual en el que analizan qué es la pornografía y qué maneras hay de evitar que se convierta en el educador sexual de preadolescentes y adolescentes. El libro va dirigido a chicos y chicas a partir de 11 años, pero las autoras también lo recomiendan a padres, madres y educadores. 

¿Por qué un niño se topa con el porno? Lo más frecuente es que sea por casualidad. También por curiosidad, porque quieren saber cómo es un pene, por ejemplo. Son las mismas preguntas que nos hacíamos nosotros, que buscábamos respuestas en los diccionarios. Ellos tienen Google. Si Google no está protegido te puede responder con porno.

Afirma en el libro que “la curiosidad es natural, pero el porno es un pésimo educador sexual porque no sirve para aprender” y recalca que “el porno no es realidad, es ficción”. Aclarar que el porno es ficción es la base de todo. El porno es una manera irreal de hacer el amor. No es un documental de cómo copulan los seres humanos, no es un tutorial de educación sexual. Es un producto de ficción, es irreal. Esas personas actúan delante de la cámara para excitar al público. ¿Qué le puedo decir a un niño de 9, 10 u 11 años si se ha encontrado porno? Que es teatro, una mentira. Que no es así como hacemos el amor y que si tiene preguntas, el porno no le dará respuestas.

Portada del libro 'El porno no mola'

Portada del libro 'El porno no mola' / Montena

¿A qué edad tenemos que empezar a educar sexualmente a nuestros hijos e hijas? La educación sexual empieza desde los 0 años. A los 2 o 4 años, se empiezan a hacer preguntas. Por ejemplo, cómo entran los bebés en la barriga de su mamá y por dónde salen. Son preguntas que tienen los niños y desde la familia seguimos sin darles respuesta. Tampoco desde la escuela.

Sigue siendo un tabú. Hay muchas familias que quieren dar una buena educación sexual, pero piensan que es una tarea de la adolescencia, cuando es una tarea de la infancia. No estoy diciendo que haya que hablar de porno en la primera infancia, a esa edad lo que hay que hacer es hablar sin tabús del pene y la vulva y de cómo se hacen los bebés. Eso ayudará para que estemos más tranquilos cuando, más adelante, tengamos las otras conversaciones, muy difíciles para nuestra generación, sobre el porno o masturbación. ¿Qué pasa en la mayoría de las familias? Que de golpe les hablan de porno sin haberles explicado nada antes. Así, las madres están nerviosas y los niños, incómodos.

¿Cuándo le tengo que hablar del porno? Si aún no se lo ha encontrado, tienes los dispositivos protegidos y le has dado una buena educación sexual, a partir de los 11 años.

¿Por qué a esa edad? Me gustaría decir a los 16 años, pero lo que vemos es que en 5º y 6º de primaria el porno ya está dentro de la clase. Eso significa que algunos, no todos, ya han visto porno. Y son los que educan al resto. Toda esta mala información en la que se mezcla sexo, sexo irreal y violencia sexual ya está llegando a todo el grupo. Otra cosa es si tu hijo ha visto porno por casualidad o curiosidad. Entonces tendremos que tener esta conversación difícil a los 6, 8 o la edad que sea. ¿Por qué? Porque ya lo ha visto.

¿A qué te arriesgas si no lo haces? Cuando no llenamos la necesidad de educación sexual estamos dejando un hueco, que rellenarán con información de otros sitios: los amigos y amigas, que no tienen ni idea, e internet, que está lleno de porno. Es mucho mejor que lo hagas tú, con tus valores y tu forma de ver el mundo. Por otro lado, cuando la familia no da una buena educación sexual deja una puerta abierta a que haya un adulto con malas intenciones, un pederasta, que enseñe a tu hijo qué se puede hacer y qué es normal.

El porno es especialmente humillante con la mujer. Afirma en el libro que es ficción, pero también destaca que las cosas que le hacen a las mujeres se las hacen de verdad. Es que son las dos cosas a la vez. Es ficción, están haciendo teatro. Pero, al mismo tiempo, en el porno no hay montajes de ordenador, así que los golpes, escupitajos, penetraciones dolorosas y conductas violentas no son trucos sino que ocurren de verdad.

¿Qué opina del anuncio del presidente del Gobierno de limitar el acceso a la pornografía a los menores de edad? Es urgente y necesario. Tengo ganas de verlo aplicado. A ver cómo funciona, cuándo se aplica y qué nivel de protección nos dará. Es extraño ver que como sociedad hemos normalizado que el porno no esté vetado a menores de edad. En el mundo fuera de internet, sería impensable que un niño entrara en un club de estriptis.

¿Qué le puede pasar a un chavalín si el porno forma parte de su imaginario sexual desde el principio? El porno va a transformar su sexualidad. Ver porno no es inocuo, tiene consecuencias potentes en la sexualidad. Si el porno se convierte en tu educador sexual, basarás tu conocimiento del sexo en una manera de hacer el amor que no es real sino violenta y machista. También va a transformar tu deseo sexual, que es algo íntimo e inconsciente.