Mallorca

Apoyo a la profesora de La Salle que expulsó a los alumnos que colgaron una bandera de España

  • Los ataques tanto a ella como a su familia no han cesado y se han recrudecido este fin de semana, con insultos machistas

Colegio de La Salle en Palma.

Colegio de La Salle en Palma.

3
Se lee en minutos
Guillem Porcel

Las amenazas de muerte y el hostigamiento a la profesora de La Salle tras el incidente con la bandera de España por el que expulsó de clase a 30 alumnos ha provocado una ola de apoyo por parte de exalumnos del centro y entidades. Neus Sánchez, Lucas Perelló o Agustí Fernández son algunos de los antiguos estudiantes que utilizaron sus perfiles en redes sociales para expresar su repulsa: "Aún estoy sin palabras por el trato que está recibiendo una de las mejores profesoras -y modelos a seguir- que tuve durante toda mi etapa educativa en La Salle. Si en nombre del fascismo todo vale, nos encontrarán de cara", "como antiguo alumno del colegio La Salle de Palma me solidarizo con el claustro y con la profesora acosada", "cursé Bachillerato en La Salle y jamás denoté ningún adoctrinamiento ni connotación política alguna. La profesora expuesta y acosada vilmente por energúmenos de ultraderecha fue mi tutora y es una gran profesional".

Los ataques tanto a ella como a su familia no han cesado y se han recrudecido este fin de semana, con insultos machistas y denigrantes gran parte de ellos a través de la aplicación Telegram, mientras los perfiles que iniciaron el acoso siguen alentando a sus seguidores a que publiquen información personal para seguir señalándola. La maestra sigue con sus perfiles desactivados.

Este incidente ha sobrepasado los límites del colegio después de que medios nacionales se hayan hecho eco de lo ocurrido, por lo que profesores de otros centros de las islas también se han puesto en contacto con ella para trasladarle su solidaridad y han pedido a la conselleria de Educación que denuncie a los acosadores por la gravedad de los comentarios.

Desde STEI, el sindicato mayoritario dentro del sector educativo, han cerrado filas con la docente y han puesto "toda nuestra infraestructura" a su disposición: "Tienen un proyecto de sociedad en el que la mayoría no cabe. Y nosotros tenemos un proyecto de sociedad en el que no cabe su odio". En esta misma línea se posiciona el Movimiento Feminista de Mallorca: "Todo nuestro apoyo y cariño a la profesora de La Salle que estos días está siendo expuesta y asediada por la ultraderecha mediática. La violencia y la misoginia que destilan es una amenaza para todas. Nos tendrán de cara. Basta de impunidad. Si tocan una, ¡reaccionamos todas!". 

El sindicato UOB Ensenyament denuncia que "se están atravesando todas las líneas rojas, con amenazas de muerte a la compañera y a su familia, de la cual se han difundido sus datos personales y fotografías" y ofrecen asesoramiento para que pueda defenderse: "Instamos a la conselleria y al Departamento de Inspección Educativa a iniciar las medidas legales para denunciar este ataque de odio".

Por otro lado, el suceso ha dado un salto político cualitativo que ha obligado a los líderes y partidos políticos a posicionarse. La presidenta del Govern, Francina Armengol, salió ayer en defensa de la maestra con un mensaje alineado con el comunicado emitido por el Director técnico de secundaria este viernes, en el que se manifestaba que "seguía las órdenes del equipo directivo, negándose aquellos expresamente a obedecer, lo que supone un acto de insubordinación deliberada, actuando como masa y coaccionando a una compañera que sí que ha hecho intento de obedecer a la profesora". Por este motivo, la dirigente socialista reivindica que "los centros son los que marcan las reglas de convivencia en las aulas y nuestros docentes deben ser respetados, y su labor, protegida. Lo que es intolerable es que se les ataque y amenace. Todo nuestro apoyo a la profesora sitiada por la ultraderecha".

Noticias relacionadas

Por su parte, el PP de Baleares aboga por aclarar el incidente y, por ello, instan a la Conselleria de Educación, a través de la inspección educativa, a "escuchar" a todas las partes implicadas —personal docente, alumnos y familias— para "aclarar los hechos con el objetivo de garantizar la convivencia tras las denuncias realizadas". Asimismo, registrarán una batería de preguntas por escrito para poder hacer seguimiento de este tema, "como hemos hecho siempre ante episodios que afectan a centros educativos de nuestras islas".

La líder de Cs, Inés Arrimadas, se hizo eco de la noticia y expresó que "algo estamos haciendo mal en España cuando en nuestras aulas se legaliza la exclusión del castellano sin amparo a las familias, pero unos chavales no pueden colgar la bandera oficial" junto a un alegato en favor de la "centralización de competencias". Desde la dirección del partido en las islas piden "ser prudentes y respetar la autonomía de los centros".