Permisos por cuidados

La ley de familias se retrasa y Podemos culpa a las "resistencias" de Hacienda

  • La formación morada asegura que el PSOE quiere reducir los permisos por cuidados y para familias numerosas incluidos en una norma que pactaron aprobar en octubre y Montero lo niega

Imagen de archivo de familias paseando

Imagen de archivo de familias paseando / EL PERIÓDICO

3
Se lee en minutos
Patricia Martín
Patricia Martín

Periodista

Especialista en sanidad, igualdad, violencia machista, infancia, consumo

Escribe desde Madrid

ver +

Durante la negociación presupuestaria, PSOE y Podemos acordaron que la ley de familias, que incluye ayudas y permisos por cuidado de hijos y dependientes, saldría adelante durante este mes de octubre. Sin embargo, fuentes del Ministerio de Derechos Sociales, impulsor de la iniciativa, han avanzado que la norma no se aprobará en el Consejo de Ministros del próximo lunes, el último del mes, por lo que se incumpliría el acuerdo. Según estas fuentes, las "resistencias" del Ministerio de Hacienda a incluir algunas de las medidas acordadas en la negociación de las cuentas estatales son las causantes del retraso.

Sin embargo, el departamento dirigido por María Jesús Montero niega la mayor al señalar que no "hay ninguna polémica" sobre los elementos acordados y que suponen la trasposición de la Directiva de conciliación con la ampliación de la deducción por maternidad en el IRPF, la equiparación de los beneficios de las familias numerosas a las monomarentales con dos hijos y que, por Hacienda, "mañana mismo se podría aprobar la ley".

Más allá de las diferentes versiones de última hora, lo cierto es que Ione Belarra, al frente del Ministerio de Derechos Sociales, ha batallado durante toda la legislatura para aprobar una ley de familias que contemple una ayuda universal de 100 euros a todas las madres con hijos de entre 0 y 3 años y nuevos permisos para el cuidado de niños y dependientes, ya que la pandemia ha puesto de manifiesto la necesidad de ayudar a las familias, y sobre todo a las madres, a la hora de facilitar la conciliación laboral con el cuidado de los menores y otros dependientes de la familia.

Sin embargo, durante la negociación de los presupuestos de 2023, se acordó que la ayuda de 100 euros, o el llamado cheque bebé, que actualmente cobran en forma de deducción en el IRPF todas las madres trabajadoras con hijos hasta tres años se extienda también a aquellas que cobren una prestación o subsidio de desempleo o hayan trabajado al menos 30 días desde el nacimiento, por lo que no será una ayuda completamente universal, aunque llegará a más hogares.

Las monoparentales

El acuerdo fue que esta medida entrará en vigor, al igual que el resto de disposiciones incluidas en los presupuestos, el 1 de enero de 2023 (si el proyecto recibe el visto bueno en las Cortes). Sin embargo, las otras propuestas que Unidas Podemos quiere incorporar en la ley, como la aprobación de un permiso por cuidado de convivientes de siete días o la equiparación de las familias monoparentales con las familias numerosas, no forman parte de las cuentas y, por lo tanto, habrá que esperar a que se apruebe la legislación en disputa. Pero, debido al choque en el seno del Consejo de Ministros, se corre el peligro de que la ley se apruebe demasiado tarde y no haya tiempo de que entre en vigor esta legislatura, que previsiblemente finalizará en los últimos meses de 2023.

Noticias relacionadas

El lunes pasado, el portavoz de Unidas Podemos, Javier Sánchez, ya avanzó que la ley estaba en una situación de "bloqueo", aunque culpó de la situación al Ministerio de Inclusión, en manos del PSOE, que según su versión impide que la norma permita a las familias monoparentales ceder a sus familiares parte de su baja laboral para que estas madres no sean discriminadas en el mercado laboral si se les permite disfrutar del permiso de maternidad y paternidad juntos o de un permiso de maternidad más largo. Asimismo, Inclusión pretende, según la formación morada, que el permiso laboral de siete días se reduzca a cinco.

El choque se produce cuando las familias monoparentales, hartas de "anuncios, promesas y obligaciones incumplidas", se han organizado para exigir un marco protector y le están haciendo llegar a Pedro Sánchez cientos de cartas donde explican su situación de empobrecimiento y desigualdad "ante la ausencia de medidas concretas en el proyecto de presupuestos" y ante la sospecha de que la ley de familias no va a incluir todas peticiones.