Encuentro entre personalidades

El 'selfie' de Jill Biden, la reina Letizia y el chef José Andrés

La primera dama de EE UU visitó junto a la reina Letizia el centro de refugiados de Pozuelo de Alarcón, donde charló con el chef mierense José Andrés

El 'selfie' de Jill Biden, la reina Letizia y el chef José Andrés

Epi_rc_es

1
Se lee en minutos
Agencias / M. G. S.

Jill Biden, la primera dama de Estados Unidos, estuvo ayer rodeada de asturianos. En su "tour" por Madrid, con motivo de la celebración de la 32.ª cumbre de la OTAN, no solo le acompañó la Reina Letizia, sino también el chef mierense José Andrés. El encuentro con el cocinero se produjo en la visita que hizo la mujer de Joe Biden al Centro de Recepción, Atención y Derivación de Pozuelo de Alarcón, la primera de las cuatro instalaciones habilitadas por el Gobierno de España desde que comenzó la guerra de Ucrania para proveer permisos de trabajo y residencia a los refugiados procedentes del país que lidera Zelenski.

Cercanas y comprometidas, la primera dama y la Reina recorrieron el centro, en compañía del ministro José Luis Escrivá y de las nietas del presidente norteamericano, Maisy Finnegan, de 22 y 21 años. Las dos mostraron su apoyo y solidaridad a los desplazados por el conflicto de Ucrania. Una chica incluso abrazó a doña Letizia, que llevó un elegantísimo traje blanco de Carolina Herrera. Durante la visita, Jill Biden y la Reina charlaron también con José Andrés, premio Princesa de Asturias de la Concordia el año pasado, que continúa con su labor solidaria en Ucrania al frente de World Central Kitchen. El mierense no dudó en sacar el móvil y hacerse un "selfie" muy asturiano con sus ilustres visitantes.

Noticias relacionadas

José Andrés tendrá un papel protagonista en esta cumbre. Será el encargado de elaborar la gran cena de hoy en el Museo del Prado, que se convertirá durante una noche en un restaurante de lujo con concierto de la Orquesta Sinfónica de Kiev como guiño a Ucrania. José Andrés, que fue nombrado este año por el mandatario de EE UU copresidente del Consejo Asesor de Deporte, Fitness y Nutrición, ya sirvió la cena de ayer en el palacio de Santa Cruz, sede del Ministerio de Asuntos Exteriores. En ella participaron también los cocineros Pepa, Diego Guerrero Carlos Tejedor.

En la tarde del lunes, la primera dama norteamericana y sus nietas causaron gran expectación al recorrer las tiendas de la capital. Jill llevó un impresionante séquito de guardaespaldas y asistentes, formado por alrededor de 50 personas. Entre otras cosas, compró unas alpargatas en la tienda de Castañer, en el barrio de Salamanca.