radiografía de la justicia

La Audiencia de Barcelona pide más jueces ante una sobrecarga de hasta el 39%

  • En las once secciones penales de la Audiencia de Barcelona cada juez llevó en 2021 una media de 395 casos 

Fachada de la Audiencia de Barcelona.

Fachada de la Audiencia de Barcelona. / Álvaro Monge

4
Se lee en minutos
Efe

La Audiencia de Barcelona ha pedido diez nuevos magistrados para sus 22 salas penales y civiles, lo que permitiría doblar sus secciones y aumentar la rapidez en su respuesta, ante un repunte de casos tras la pandemia, en que cada magistrado lleva hasta un 39 % más de asuntos de los que debería, según informa Efe.

Así lo ha solicitado el presidente de la Audiencia de Barcelona, Antonio Recio, en una rueda de prensa para presentar la memoria de Barcelona del 2021, el primer curso judicial tras el parón por la pandemia de coronavirus, en que ha habido una repunte generalizado de asuntos que han entrado en los juzgados.

Recio ha lamentado que el Ministerio de Justicia haya decidido a inicios de 2022 no mantener, por motivos presupuestarios, los refuerzos que habían tenido los juzgados de Barcelona en los últimos años, lo que comporta un aumento de carga para cada magistrado y el riesgo de que se incrementen los tiempos de respuesta.

Carga de trabajo

Sin contar con el partido judicial de Barcelona, en las once secciones penales de la Audiencia de Barcelona cada juez llevó en 2021 una media de 395 casos, lo que supone un 31,67 % más que los 300 estipulados en los módulos previstos publicados en 2018 en el BOE, según los datos facilitados por Recio. La situación es parecida en los once tribunales civiles de la Audiencia de Barcelona, en que cada juez tuvo una carga de 279 asuntos en 2021, un 39,50 % más de los 200 estipulados.

La acumulación de casos civiles y penales en la Audiencia de Barcelona tiene una doble repercusión en el retraso en la resolución de los litigios judiciales, ya que por una parte ralentiza las instrucciones -al no poder dar una rápida respuesta a los recursos- y por otra parte obliga a celebrar con retraso los juicios, en este caso también agravado por la falta de espacios.

Ante esta situación, Recio ha propuesto que, además de que se construyan nuevos edificios para poder acoger juicios -especialmente las macrocausas-, se incorporen ocho nuevos jueces a otras tantas secciones penales de la Audiencia de Barcelona, para que cada una de ellas pase a tener seis magistrados y así puedan doblar la sección y duplicar su ritmo de trabajo.

De las once secciones penales de Barcelona, únicamente tres tienen ahora seis magistrados (entre ellas las dos especializadas en violencia machista), de forma que con los ocho nuevos jueces se podrían desdoblar las restantes -para cada juicio se requieren tres magistrados-, lo que permitiría por ejemplo que no colapsen cuando tienen que afrontar un macrojuicio que dura semanas o meses.

Reforma legal

Para dar mayor agilidad a la resolución de los procedimientos penales, Recio también ha planteado una reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal para que, sin vulnerar el derecho de defensa, se puedan acotar los recursos que se plantean ante la Audiencia en fase de instrucción.

En el caso de las secciones civiles, el presidente de la Audiencia de Barcelona ha pedido que se incorpore un nuevo magistrado en las dos especializadas en el ámbito de la familia, que de esta forma también podrían doblar su ritmo de trabajo. Pese a que tras la pandemia la sección civil que ha acumulado más carga de trabajo es la mercantil -la sección quince-, con 588 casos por juez, lo que supone un 352,31 % más de los 260 fijados como tope, Recio considera que se trata de un aumento coyuntural que ya ha empezado a decaer, por lo que no ve necesario más dotación personal para esta sala, que ya cuenta con seis magistrados.

Además del incremento de jueces en la Audiencia, Recio también ha reclamado que se creen 21 nuevas plazas en órganos unipersonales de Barcelona: 10 en juzgados de primera instancia, siete en juzgados de primera instancia e instrucción y cuatro penales. De hecho, en los juzgados de primera instancia de la provincia de Barcelona -sin contar con los de la capital catalana-, cada juez acumuló en 2021 un total de 2.035 casos, frente a los 1.200 fijados como máximo en 2018, lo que supone un 69 % más, una cifra que Recio ve "preocupante", ya que puede comportar un retraso en los procedimientos.

Noticias relacionadas

También ocurre una situación parecida en los juzgados de primera instancia e instrucción en materia civil, con una sobrecarga del 69% -1.154 casos frente a los 680 estipulados-.

En los juzgados de instrucción de la provincia de Barcelona la carga de trabajo de los jueces de lo penal se sitúa un 17 % por debajo del límite -cada juez asumió 2.723 casos de media en 2021 frente al límite de 3.300-, si bien Recio ha advertido de que la estadística en este caso se puede ver alterada ya que muchos de los magistrados tienen macrocausas entre manos que les suponen una gran carga de trabajo y obligan a ralentizar otros procesos.