Alerta sanitaria

El adenovirus 41 es el principal sospechoso del brote de hepatitis aguda en niños

Se desconoce la causa exacta de la enfermedad, pero se descarta que pueda ser por la vacuna del covid

El adenovirus 41 es el principal sospechoso del brote de hepatitis aguda en niños
3
Se lee en minutos
El Periódico

El Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) ha apuntado a un agente infeccioso como la causa más probable de la hepatitis aguda de origen desconocido en niños.

Tras la alerta de la semana pasada por parte de la Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido, se han notificado otros casos en niños en España, Dinamarca, Irlanda y Países Bajos. Además, se han registrado nueve casos en niños de entre uno y seis años en el estado de Alabama, en Estados Unidos, que también dieron positivo en adenovirus.

La vacuna del covid descartada

El organismo europeo ha apuntado que "por el momento se desconoce la causa exacta de la hepatitis en estos niños". Sin embargo, han informado de que en Reino Unido, donde se ha producido la mayoría de los casos hasta la fecha, se considera que "lo más probable es una causa infecciosa basándose en las características clínicas y epidemiológicas de los casos que se están investigando".

Asimismo, tampoco descartan una "posible exposición tóxica" pero "descartan que pueda ser la vacuna del covid, ya que ninguno de los niños afectados estaba vacunado", ha afirmado el virólogo Josep Quer, jefe de investigación del virus de la hepatitis C en el Instituto de Investigación Vall d'Hebron.

La hepatitis se producen por causas diferentes y el resultado es siempre el mismo, inflamación del hígado. Los factores que pueden causar hepatitis incluyen una infección bacteriana o envenenamiento. Esto último parece improbable porque no se ha encontrado ningún alimento o comportamiento común.

Causas de la enfermedad

Hay varios virus que causan la hepatitis y por ello, cada vez que se descubre un nuevo virus, se han ido añadiendo variantes de hepatitis.

Ninguno de los virus de las hepatitis A, B, C, D y E ha sido detectado en niños afectados por esta variante. "Estos niños han tenido una hepatitis aguda y los virus que mayoritariamente la provocan son los virus de la hepatitis A y E. Y estos se han descartado a ciencia cierta”, ha explicado Quer.

Otra posibilidad es que el culpable sea el coronavirus SARS-CoV2 y que sea una rara reacción al covid, pero no hay constancia de que todos los niños afectados lo hayan pasado. Además, a lo largo de la pandemia "no se ha demostrado que el SARS-CoV2 tenga un efecto especial en el hígado", ha recordado el virólogo.

Virus con ADN

La hipótesis ahora es que el culpable probablemente sea un tipo de virus de la familia de los adenovirus, más concretamente los adenovirus 41.

Los virus se dividen en dos grandes grupos en función del material genético que contienen. Los hay que tienen ADN, como las células humanas, y otros con una versión de genoma más simple llamada ARN. Entre los primeros están los adenovirus y entre los segundos los coronavirus.

Los adenovirus son un familia de virus muy común y que mayoritariamente producen enfermedades leves, como resfriados, y diarreas. Este virus ataca con frecuencia a los niños, que no tienen un sistema inmunitario bien desarrollado y tiene menos capacidad de producir anticuerpos específicos frente a esta tipo de infecciones.

Buscando el culpable

"Es probable que haya un grupo de niños que se hayan expuesto ahora a todos esos virus por vez primera, cuando normalmente ya estarían expuestos en sus primeros años de vida", ha apuntado el doctor Graham Cooke, especialista en enfermedades infecciosas del Imperial College, de Londres.

Noticias relacionadas

Desde Reino Unido se ha puesto como principal sospechoso el adenovirus 41, que es uno de los dos que afecta a las vías respiratorias y a células del aparato digestivo.

No obstante, Quer se ha mostrado muy prudente: "Es cierto que en algunos casos se ha visto que los niños tienen adenovirus y no se puede descartar, pero lo único cierto es que por ahora no sabemos qué virus es el culpable".