Varias opciones

¿Qué estaciones de esquí visitar por Semana Santa?

La nieve de los últimos días favorece el estado de las pistas catalanas para el final de temporada

Estación de esquí de La Molina, en Girona.

Estación de esquí de La Molina, en Girona. / JOAN CASTRO

3
Se lee en minutos
El Periódico

Ya es Semana Santa y, con ella, se aproxima también el final de la temporada de nieve en las principales estaciones de esquí catalanas.

El tiempo de los últimos días, con nevadas importantes en los Pirineos, ha favorecido el estado de las pistas de esquí para estas fechas tan señaladas, así que es una buena oportunidad para ponerse los esquís y visitar las estaciones más cercanas.

Baqueira-Beret (Vall d'Aran)

Baqueira-Beret es una de las estaciones de esquí más conocidas de Catalunya y también la más grande. Situada en la Vall d'Aran, la emblemática estación cuenta con 167 kilómetros esquiables y más de 1.100 metros de desnivel.

Además, hay que destacar que la temperatura en la Vall d'Aran durante las últimas semanas está acompañando, la previsión para Semana Santa es buena y sus pistas ya han acumulado varios centímetros de nieve para acabar positivamente la temporada de esquí.

Boí Taüll (Alta Ribagorça)

La estación de Boí de Taüll, situada a las puertas del Parque Nacional de Aigüestortes, cuenta con más de 45 kilómetros de pistas de esquí. Es uno de los destinos ideales para aquellos que priorizan la altura, ya que la estación tiene una cota máxima de 2.751 metros i una cota mínima de 2.035 metros.

En total, el complejo dispone de 42 pistas para esquiar, 4 itinerarios de esquí de montaña y una pista exclusiva de trineos.

La Molina (Cerdanya)

La que fue la primera pista con telesquí de toda España -en 1943- es uno de los destinos más elegidos por los amantes de la nieve en Catalunya. Localizada en La Cerdanya, la estación de La Molina cuenta con 71 km esquiables repartidos en 68 pistas para todos los niveles.

Los usuarios pueden elegir desde los recorridos diseñados para los esquiadores principiantes hasta las pistas pensadas para los más profesionales, ya que la estación ha albergado a lo largo de su historia varias pruebas internacionales de deportes de invierno.

Masella (Cerdanya)

La Masella, también en la comarca de la Cerdanya, es la estación catalana que cerrará más tarde, por lo que también es una buena opción para aquellos que quieran ir a esquiar incluso más allá de la Semana Santa. De esta forma, está previsto que la estación termine su temporada el día 1 de mayo.

Entre sus principales características, cabe destacar que tiene 935 metros de desnivel y que es una de las más extensas, con 74 kilómetros esquiables repartidos en un total de 65 pistas y diferentes opciones de dificultad.

Skipallars (Pallars Sobirà)

Skipallars es el complejo de instalaciones que engloba las estaciones de esquí de Port Ainé, Espot y Tavascan. En el Pallars Sobirà (Lleida) se conservan algunos de los paisajes más vírgenes del Pirineo catalán.

Se trata, además, de una opción al alza para los esquiadores. Los datos pertenecientes a las vacaciones de navidad mostraron un incremento de más del 40% de visitantes en Port Ainé y Espot respecto a la última temporada prepandémica.

Vall de Núria (Ripollès)

Además de disfrutar del tren cremallera, la estación de esquí de la Vall de Núria permite practicar los deportes de nieve con un entorno de picos de más de 3.000 metros de altura.

La estación dispone de 7,6 kilómetros esquiables con 11 pistas de esquí alpino de distintas dificultades.

Vallter 2000 (Ripollès)

A tan solo unos kilómetros de distancia de Camprodon, Vallter 2000 es una de las estaciones con más altitud de Catalunya y permite combinar el esquí alpino con el esquí de montaña. Se trata de una modalidad que combina el ascenso a la cima a pie y el descenso esquiando. En total, tiene 24 kilómetros esquiables y 13 pistas.

Sus principales atractivos son sus cumbres, que alcanzan los 2.800 metros de altura. Debido a la altitud, su nieve se caracteriza por ser muy abundante.