La educación en Catalunya

Educació avisa a los centros educativos de que los primeros 5 días de julio serán laborables

El Consell Escolar aprueba sin consenso el dictamen que pide una moratoria del calendario

Entrevista con el Conseller d’Educació Josep Gonzàlez-Cambray en la Conselleria

Entrevista con el Conseller d’Educació Josep Gonzàlez-Cambray en la Conselleria / ELISENDA PONS

Montse Baraza

Montse Baraza

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El Consell Escolar de Catalunya ha aprobado, como corresponde a este organismo consultivo, el dictamen sobre la orden del nuevo calendario escolar, que adelanta el inicio del curso 2022-23 al 5 de septiembre en infantil y primaria y al 7 de septiembre en secundaria. El dictamen, aprobado con 24 votos a favor, 18 en contra y 3 abstenciones, recoge la propuesta de aplazar al menos un año los cambios para poder trabajarlos y debatirlos en profundidad. Una idea que defendían los representantes de la comunidad educativa, frente a las posturas del Departament d'Educació.

Pero no parece que el 'conseller' Josep Gonzàlez-Cambray vaya a cambiar de idea respecto al calendario. El Departament ha empezado este lunes a reunirse con direcciones de centros educativos a los que les ha informado de que efectivamente el curso empezará antes y que los cinco primeros días de julio serán laborables para los profesores. Así que deberán estar en sus puestos hasta el 7 de julio. La idea es que dediquen esos días a preparar el nuevo curso. Una de las quejas de los docentes respecto al avance del inicio del curso era que perdían los primeros días de septiembre para preparar las clases. El Departament les emplaza de este modo a hacer esa tarea los primeros 5 días de julio. Esos días serán presenciales en los centros, a diferencia de lo que era habitual en el mes de julio, en que el trabajo no tiene pauta horaria y se puede hacer desde casa.

Asimismo, Educació ha informado a las direcciones que ha pedido a entidades que organizan cursos de formación para docentes que planifiquen los cursos en horario de tarde para que los profesores, que mayoritariamente dedican el mes de julio a formación, puedan compaginar ambas cosas.

"Esta no parece la mejor manera de iniciar una negociación", ha apuntado Jesús Martín, de UGT, en alusión a la reunión que Educació tendrá este martes en la sede del Departament de Treball con los sindicatos convocantes de la huelga de profesores para intentar acercar posiciones y solucionar el conflicto abierto.

Por su parte, Teresa Esperabé, de CCOO, ha cuestionado que los planes de Educació sean legalmente posibles. "Pretenden que todos los profesores estén en sus nuevos centros a 1 de julio. ¿Qué pasa con todos los que tienen contrato con su antiguo centro hasta 31 de agosto?", se ha preguntado. "Las instrucciones de principio de curso son una norma ya aprobada y que no se puede cambiar así como así", añade la responsable de Educación de CCOO en Catalunya. Al respecto, y según lo explicado a las direcciones, la idea del Departament es modificar el documento de organización de centros que apuntaba como "extraordinaria" la medida de tener a los docentes en el centro en julio. Con la modificación, la medida de los 5 días lectivos en julio pasará a ser "ordinaria".

División en el Consell Escolar

Los planes de Educació dejan un tanto en el limbo el dictamen del Consell Escolar que, por otra parte, resulta un tanto contradictorio ya que mientras por una parte pide una moratoria, critica la falta de concreción de la orden del calendario y cuestiona las formas del Departament, que no ha posibilitado el debate, por otra, apunta que la medida del adelanto del inicio del curso es positiva.

En su comunicado oficial, el CEC subraya que "no se ha logrado el consenso general necesario ni a favor ni en contra del proyecto de la orden del calendario". Una formulación confusa dado que el dictamen sí se ha aprobado, aunque el organismo estaba dividido en dos grandes bloques, como han confirmado varios asistentes: la Administración por un lado, y la comunidad educativa, por otro.

El CEC señala en su nota que entre las consideraciones en las que no ha habido consenso, hay algunas "que no están directamente relacionadas con el proyecto de orden de calendario y aluden a cuestiones como la comunicación, la oportunidad y la negociación". Ahora, el organismo que preside Jesús Viñas tiene 72 horas para redactar el dictamen final y entregarlo al Departament d'Educació, que hará lo que considere que ha de hacer con este informe preceptivo pero no vinculante.

Desde que anunciara, para sorpresa de la comunidad educativa, el avance del inicio de curso, Cambray ha defendido a capa y espada que es "una medida buena para el alumnado" desde el punto de vista pedagógico, de equidad y de conciliación y que "hay tiempo para aplicarla". En este sentido, se comprometió a que las plantillas estuvieran nombradas un mes antes de forma que a 1 de julio todos los centros tuvieran ya cerradas sus plantillas. El pasado febrero, en un pleno extraordinario del Consell Escolar se negó a aceptar una moratoria y la semana pasada, en plena ola de huelgas, insistió en que, aunque estaba abierto a dialogar, el avance del inicio del curso no era un tema que estuviera sobre la mesa.