Evolución del coronavirus

No son solo los pulmones: pasar el covid aumenta el riesgo de enfermedad mental

Según un estudio publicado en la revista médica 'BMJ', quienes han pasado el covid tienen un 39% más de posibilidades de ser diagnosticadas con depresión y un 35% más de padecer ansiedad durante los meses inmediatamente posteriores al contagio

Pacientes covid en la unidad de cuidados intensivos UCI del Hospital de Mar Foto Ferran Nadeu

Pacientes covid en la unidad de cuidados intensivos UCI del Hospital de Mar Foto Ferran Nadeu / Ferran Nadeu

Juan Ruiz Sierra

Juan Ruiz Sierra

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Mercedes Bermejo, psicóloga, mira hacia atrás, a estos dos largos años de pandemia, y dice que tiene una certeza. “El ser humano no está preparado para confinarse”, explica. Desde que llegó el coronavirus hasta hoy, Bermejo ha visto cómo los pacientes se reproducían en su clínica, Psicólogos Pozuelo, que atiende a unas 1.000 personas al año. La semana pasada, por ejemplo, había más de 100 en lista de espera. Muchos de los que acuden a su consulta ya acudían antes del covid-19; otros han empezado a recibir asistencia a raíz de la pandemia, y dentro de este colectivo hay un subgrupo: quienes han pasado el covid. Estos, continúa Bermejo, tienen más riesgo que otros de padecer después enfermedades mentales.

“No es como una gripe –explica Bermejo-. El covid ha ido asociado a mucho temor, estrés, incertidumbre y tensión, porque es una enfermedad que mata, y hay mucho azar en esto. Cuando te toca, según hemos visto en la consulta, te asustas mucho, temes por tus seres queridos, vives niveles de estrés enormes, y al final todo esto también afecta a tu sistema inmunológico, con lo cual eres más propenso a desarrollar algún tipo de enfermedad mental en los siguientes meses”.

La evidencia de esta psicóloga es puramente anecdótica: cuenta lo que ha visto desde marzo de 2020. Pero hay un reciente estudio, publicado la semana pasada en la prestigiosa revista médica ‘BMJ’, que ayuda a colocar el fenómeno en su justa dimensión. Concluye que quienes han pasado el covid (casi 11 millones de personas en España, según las estadísticas oficiales) tienen muchas más posibilidades de padecer después una enfermedad mental que los que no. Y ese riesgo, refleja el trabajo, se manifestaba “incluso entre aquellos cuyos síntomas de la enfermedad fueron moderados y no tuvieron que ser hospitalizados”.  

Cifras apabullantes

Los investigadores seleccionaron a 154.000 ciudadanos estadounidenses que entre marzo de 2020 y enero de 2021 habían padecido el covid. Después compararon sus datos médicos, un año después de haberse recuperado de la enfermedad, con los de 5,6 millones de personas que no habían sido contagiadas en el mismo periodo, así como con los de otros 5,8 millones de justo antes de la pandemia. Para intentar medir el impacto mental del coronavirus respecto a otro virus, también añadieron al estudio los registros de otros 72.000 pacientes que sufrieron la gripe en los dos años y medio previos a la actual crisis sanitaria. 

Las cifras que surgieron de todo este esfuerzo resultan apabullantes. Quienes habían pasado el covid tenían un 39% más de posibilidades de ser diagnosticadas con depresión y un 35% más de padecer ansiedad durante los meses inmediatamente posteriores al contagio, un periodo en el que el riesgo de sufrir estrés o trastornos del sueño aumentaban en un 38% y un 41%, respectivamente. 

“Los contagios han generado que todo ese temor, toda esa tensión vivida por quienes han padecido el covid, se manifieste después de haber superado los síntomas, aunque la primera reacción haya podido ser de alivio –explica la psicóloga Bermejo-. Los seres humanos tenemos una gran capacidad de supervivencia, así que tendemos a contener el malestar, pero lo exteriorizamos una vez que ha pasado el peligro”. 

Hay más. El estudio refleja que el riesgo de desarrollar problemas cognitivos como confusión y olvido era un 80% mayor entre quienes habían pasado el covid, que también tenían un 20% más de posibilidades de sufrir trastornos relacionados con el consumo de sustancias como el alcohol. 

Los motivos de este espectacular aumento en los diagnósticos de enfermedades de salud mental, según los autores del trabajo, tienen que ver con factores tanto psicológicos como biológicos. Por un lado, el estrés asociado a una enfermedad como el covid, de la que se sabía tan poco y causaba tantas muertes en el inicio de la pandemia. Por otro, los efectos del coronavirus más allá de los pulmones, un campo sobre el que todavía queda mucho por estudiar. Las autopsias cerebrales realizadas a quienes murieron a causa del covid muestran que la enfermedad puede provocar inflamación y pequeños coágulos de sangre en el cerebro. 

La vacuna

La investigación deja una incógnita abierta. Los casos estudiados fueron en su amplísima mayoría de pacientes que padecieron el covid antes de la vacuna, así que queda por saber cómo puede haber influido esta en las secuelas psicológicas provocadas por la enfermedad, algo que los autores se han comprometido a estudiar próximamente. 

A pie de consulta, Bermejo sí ha observado cambios desde que se extendieron las dosis para inmunizar a la población. “La vacuna ha traído consigo cierta tranquilidad, con muchos matices, y eso también ha supuesto una mejora en el estado de ánimo. Pero va a llevar su tiempo. Los traumas, al fin y al cabo, suelen tener una duración de dos años”, explica la psicóloga. 

La investigación, en cualquier caso, defiende la necesidad de cambiar el prisma bajo el que se analiza el coronovarius. “No es solo un virus respiratorio –señalan los autores-. Es un virus sistémico capaz de producir daños y consecuencias clínicas en otros órganos, incluyendo trastornos de la salud mental”.