Pleno extraordinario del Consell Escolar

Cambray rechaza una moratoria del calendario y los sindicatos mantienen la huelga

  • El 'conseller' de Educació mantiene inamovible su postura de iniciar el curso el 5 de septiembre

Reunión del Consell Escolar en el Palau Robert

Reunión del Consell Escolar en el Palau Robert / ALVARO MONGE

4
Se lee en minutos
Montse Baraza
Montse Baraza

Periodista

ver +

El pleno extraordinario del Consell Escolar sobre el nuevo calendario escolar para el curso 2022-23 ha acabado sin acuerdo tras dos horas de debates y con los sindicatos decididos a mantener la huelga de 5 días convocada para marzo. La comunidad educativa ha pedido unánimemente al Departament d'Educació una moratoria de un año para poder debatir con calma el calendario y consensuar cómo se aplica y cómo se financia. Sin embargo, el 'conseller', Josep Gonzàlez-Cambray, ha mantenido inamovible su postura de empezar el curso el 5 de septiembre. Ha defendido la "legitimidad" del Govern para tomar decisiones y ha considerado "desproporcionada" la reacción de los sindicatos.

Cambray ha rechazado la moratoria argumentando que hasta septiembre hay tiempo de debatir. Sin embargo, el hecho es que el decreto del calendario se aprobará en mayo y que el Consell Escolar tiene que presentar el dictamen preceptivo el próximo 15 de marzo, después de que el Departament d'Educació haya solicitado que se tramite por la vía de urgencia, un dictamen que no es vinculante, por lo que el Govern no está obligado a atenderlo. Los trabajos empezarán este mismo martes. Mucho tiempo no va a haber para debatir en profundidad, han coincidido diversos asistentes al pleno.

Al acabar el pleno, el 'conseller' ha asegurado a la prensa que ha habido "unanimidad" y un "amplio consenso" en considerar el avance del curso una "buena medida" y ha señalado que en las próximas semanas se debatirá con el sector educativo "cómo se hará". No es la sensación con la que han salido del pleno los sindicatos, "enfadados" y "decepcionados". Tampoco las entidades que pedían una moratoria, aun estando de acuerdo con el avance del inicio del curso

Las entidades representadas en el Consell han trasladado a Cambray el malestar unánime de la comunidad educativa por las formas en las que el Govern decidió y anunció el cambio, sin consulta previa. Este ha hecho un "pequeño, muy pequeño" propósito de enmienda, según los asistentes a la reunión, pero ha defendido "la bondad" del avance del inicio del curso aduciendo motivos pedagógicos, de conciliación, de atención a la población vulnerable y recordando informes previos del Consell que señalaban que las vacaciones escolares eran demasiado largas. Informes que, según miembros del Consell, nunca llegaron a concretarse.

Los docentes ven precipitada la medida y advierten de que no van a tener tiempo para preparar bien el curso. El Departament replica que tendrán las plantillas cerradas un mes antes de lo habitual y que tendrán una hora diaria en septiembre --aprovechando la jornada intensiva-- para preparar las clases.

Desde la asociación de familias aFFac, una de las que ha apoyado la moratoria, han expresado su desacuerdo con la jornada intensiva y han acusado a Educació de intentar "privatizar" franjas horarias de la escuela. Otra asociación de familias, Fapel, que no ve con malos ojos adelantar el inicio de curso, sí ha apoyado la moratoria porque considera que aunque la medida "es buena", hay que ver "con calma" "cómo se organiza y cómo se financia".

La Associació Catalana de Municipis ha advertido de que el nuevo calendario tendrá efectos en el transporte escolar, la movilidad, las extraescolares y ha reclamado un estudio de impacto económico.

Asuntos sin respuesta

Varios temas han quedado sin respuesta. Uno de ellos es la organización de las actividades extraescolares, sobre las que de momento no hay ninguna concreción. El 'conseller' tampoco ha dado detalles. Sí ha confirmado que el Govern financiará esta hora de actividades de ocio en las escuelas --de 15.30 a 16.30-- en septiembre a todos los niños de Catalunya, vayan a un centro público o concertado y al margen de su situación económica. El Govern hizo una "primera estimación" del coste de esta medida en 12 millones de euros, aunque alguna entidad lo eleva a 40 millones.

Cambray tampoco ha aclarado a los profesores si deberán empezar a preparar el curso en julio o solo en septiembre. Y no ha explicado cómo afectará el nuevo calendario a la Formación Profesional.

Huelga el 23-M por el TSJC

Noticias relacionadas

Esta mañana la 'consellera' de Presidència, Laura Vilagrà advertía de que el Govern no dará marcha atrás en el avance del inicio del curso. "Muchas personas agradecen esta decisión valiente", ha dicho en declaraciones a TV-3. Ha señalado, en línea a lo expresado por Cambray y por el 'president', Pere Aragonès, que el Govern está "para tomar decisiones". Desde ERC, Marta Vilalta ha reclamado al Ejecutivo catalán que se mantenga "firme" en su decisión.

Así las cosas, dos huelgas en el horizonte. Por un lado, la de 5 días en marzo convocada por Ustec·Stes, CCOO, Intersindical-CSC, Aspepc·Sps y UGT contra las políticas educativas del Govern y por otro, un paro el 23 de marzo en protesta por la ejecución de la sentencia del TSJC sobre el 25% de castellano en las escuelas que han convocado el Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC), Intersindical, COS y Ustec.