Espiral tóxico

Verificadores de todo el mundo acusan a Youtube de propagar la desinformación

  • Hasta 80 organizaciones de 'fact-checking', entre las que figuran Maldita, Newtral y Verificat, exigen a la plataforma actuar para frenar la difusión de bulos

Verificadores de todo el mundo acusan a Youtube de propagar la desinformación

Unsplash

2
Se lee en minutos
Carles Planas Bou
Carles Planas Bou

Periodista

Especialista en Redes, algoritmos y la intersección entre política y tecnología

Escribe desde Barcelona

ver +

En los últimos años múltiples voces críticas han denunciado como Youtube se ha convertido en una madriguera de conejo que acelera la radicalización de sus usuarios. Este miércoles, verificadores de noticias de hasta 40 países han publicado una dura carta conjunta en la que acusan a la plataforma de vídeo más popular del mundo (con 2.300 millones de usuarios mensuales) de ser uno de los principales canales de desinformación y de no estar haciendo lo suficiente para frenar esa propagación de bulos.

Hasta 80 organizaciones de 'fact-checking', entre las que figuran Maldita, Newtral y Verificat, denuncian que el rol tóxico de Youtube ha ido más allá con la irrupción de la pandemia del coronavirus y la difusión de mensajes conspiranoicos contra la ciencia y las vacunas. "Youtube permite que actores sin escrúpulos utilicen su plataforma como arma para manipular y explotar a otras personas, y para organizarse y recaudar fondos", reza la carta.

Y es que el historial de falsedades que se propagan impunemente en Youtube, propiedad de Google (Alphabet), es especialmente extenso. La plataforma ha servido así para la difusión de las rechazadas conspiraciones trumpistas de fraude electoral en Estados Unidos, que consiguieron más de 33 millones de visualizaciones y desembocaron en la insurrección violenta contra el Capitolio, pero también para popularizas teorías antivacunas entre los usuarios europeos y de América Latina, promocionar falsas curas para el covid-19 o el cáncer o impulsar discursos del odio contra minorías étnicas y sexuales en países como Brasil. Algunos de esos bulos son propulsados por el propio algoritmo de recomendación de Youtube.

Se exigen medidas

En ella, estos grupos de verificación piden a Susan Wojcicki, directora ejecutiva de Youtube, que tome una serie de medidas para "mejorar el ecosistema informativo de la plataforma". Aunque la plataforma ha tomado algunas medidas significativas, como prohibir los vídeos que promuevan contenidos anticientíficos como los que afirman falsamente que las vacunas causan cáncer, autismo o infertilidad, la verdad es que muchos de los canales que difunden esos bulos "siguen activos a día de hoy y se colaron a través de los controles de Youtube".

Noticias relacionadas

Esta red global de verificadores cree que las medidas tomadas hasta ahora por la plataforma "no están funcionando" y denuncian que "no se han publicado datos de calidad que respalden su eficacia". En ese sentido, critican que Youtube se haya limitado a borrar contenido en lugar de dar contexto con información contrastada sobre los vídeos que circulan por la red, una vía que la evidencia académica ha demostrado ser más efectiva para combatir la desinformación. "Esa alternativa también preserva la libertad de expresión al tiempo que reconoce que aportar esa información adicional puede mitigar los riesgos para la vida, la salud, la seguridad y los procesos democráticos", explican.

Es por eso que piden a Youtbe adoptar esa línea de contextualización en lugar de eliminar vídeos, ser más transparente con la desinformación que circula en su plataforma y sus medidas para frenarla, apoyar su investigación independiente, evitar que sus algoritmos incentiven esos bulos, actuar contra los desinformadores reincidentes que además hacen dinero con sus publicaciones y reforzar su campo de actuación para otras lenguas que no sean el inglés.